Archive for the ‘guisantes’ Category

El 40 de mayo

15 mayo 2010

Por fin, ya está, ya llevo las sandalias y camisetas de manga corta. Ya he guardado la chaqueta y las botas, para mí éste es un hito importante cada año, un punto de inflexión, marca un antes y un después. Y le tenía unas ganas…

Sí, ya sé, ya te oigo: “hasta el cuarenta de mayo… “, pero entiéndelo, no podía aguantar ni un día más, esperaba este momento desde hace mucho.

Ya empecé a impacientarme cuando las tortugas salieron de su reposo para anunciarme que el buen tiempo se había puesto en camino. Desde entonces el sol ha estado yendo y viniendo, esperando paciente a que marcharan definitivamente las lluvias.

Ahora por fin ha vuelto para quedarse, lo sé seguro porque esta vez han sido las hormigas las que han salido para avisarme, y ellas nunca me fallan.

Mis amigas las hormigas. Hay gente que se desespera con ellas, no entiendo porque, como si su pulcritud quedara en entredicho cuando ellas aparecen. Supongo que no saben que es al revés: cuando hay hormigas ya no hay que preocuparse tanto por la limpieza: a la menor migaja, ellas se encargan.

A mi me parecen reconfortantes, se toman la molestia de llegar hasta mi casa (¡¡un doceavo piso!!) para recordarme que comparto el planeta con otras especies. Y les agradezco el recordatorio, a veces la locura del día a día hace que pierda el norte de vista.

Guisantes 2009

13 febrero 2009

Esta semana hemos comido los primeros guisantes del huerto, tiernos y dulces.

Los sembré a mediados de noviembre y, a diferencia del año pasado, no han tenido plagas de ningún tipo. No consigo deducir la causa. Las semillas son las mismas, el lugar, la época… el único factor que veo distinto es el clima (este invierno está siendo más frío y húmedo que el anterior).

Cuando las plantas se sequen, esta vez no las arrancaré, las cortaré a ran de tierra. Como todas las leguminosas, las guisanteras producen nitratos en los nódulos de sus raíces y, como no sé es si el preciado nitrógeno queda fijado en la tierra o en la raíz, por si acaso, dejaré las raices en la tierra. Así quedará la tierra abonadita para los próximos inquilinos del huerto: los tomates y los pimientos, siempre tan ávidos ellos de nitrógeno.

Aquí os dejo una muestra de la esperada, sorprendente y mágica transformación. Y un apunte, las flores del guisante se denominan “papilionáceas”, viendo la foto opino que se trata de un nombre especialmente acertado. (papilionáceo: que tiene forma de mariposa).

El color del huerto

19 diciembre 2008

La Navidad en mi huerto viste verdes intensos, vivos y saludables.

Sospecho que los culpables son el compost que añadí hace dos meses, antes de sembrar, y el frío que está haciendo ahora, que mantiene las plantas brillantes y turgentes.

Comparten espacio lechugas, canónigos, guisantes, remolacha, perejil, menta y habas… Las semillas de espinacas no quisieron germinar, lástima, ahora estarían espectaculares.

Posan para la foto dos lechugas muy despiertas.

Así estamos

26 octubre 2008

Pimientos
Son los últimos representantes del verano. Los frutos han ido enrojeciendo, sólo queda algún despistado, imagino que sucumbirán a la que llegue el frío.

Lechuga
Los plantones de apio que me dio Montse están preciosos, pero a medida que crecen van pareciendo cada vez más unas preciosas lechugas. Comenzamos a dudar seriamente del garden que se los vendió.

Canónigos
Los sembré directamente a voleo, de momento van progresando. Como son pequeños, la idea es cultivarlos entre otras de ciclo más largo.

Guisantes
He ido sembrando directamente en zonas cerca de la baranda y de la pared, para que encuentren algo a que lo que agarrase cuando lo necesiten. Han germinado bien y andan por los 6 cm de altura, pero no están contentos, las hojas tienen manchas claras y están débiles. Sólo sé que la causa no son las semillas dado que entre los afectadas hay distintos orígenes. En todos los casos aparecen los mismos síntomas, debe ser alguna plaga.

Soja y lentejas
Compré soja y lentejas en la sección de legumbres de una tienda de productos biológicos, eran para cocinar pero guardé unas cuantas para sembrarlas. Hice pruebas de siembra en potecitos en el interior y directamente en un rincón del huerto, funcionó mejor el segundo. De momento han germinado y parece que tienen ganas de crecer.

Remolacha
También hice pruebas de siembra y también mejor directamente en un rincón del huerto que en el interior en potecitos. Cuando las plantitas lo pidieron las trasplanté al lugar definitivo. No había cultivado nunca y ha resultado ser muy vistosa (de momento, que aún nos queda trecho por andar). Las hojas son de un verde intenso y los nervios y tallos, rojos. Ya lo confirmaré cuando lo pruebe, pero entiendo que la remolacha es muy productiva porque podré aprovechar tanto raíces como hojas.

Mis guisantes y nuestros problemas – 2ª parte

5 marzo 2008

Roberto opinaba que el jabón hace una película impermeable que acaba por secar la planta. Sea o no ésta la causa, yo ya le he cogido manía al jabón porque creo que lo de la película tiene mucho sentido. No creo que vuelva a aplicarlo en mis preciosas plantas nunca más. Ya estoy buscando otras tácticas contra los pulgones, la primera que pienso probar es ésta:

Se machacan 75 grs. de ajo y se agregan a 10 lts. de agua Se utiliza a comienzos de la primavera, aplicándoselo 3 veces con un intervalo de 3 días, repitiendo la aplicación antes de la cosecha, sobre plantas y suelo sin diluir. Inhibe el desarrollo de enfermedades criptogámicas y es muy efectivo contra ácaros y pulgones.

Buru se decantaba por descartar como posibles causas el calor y el jabón y proponía una nueva hipótesis: pudrición en el tallo a la altura del suelo (botritis). Si ésta fuera la causa, la solución es fácil: menos agua.

Aqui dejo la foto del tallo a la altura del suelo, no se aprecia pudrición, al natural tampoco, aunque no sé si, de ser esta la causa, tendría que ser visible.

a-pesols-z-sec2.jpg

El caso es que he vuelto a sembrar de las mismas semillas, si funcionan bien quedará descartada la hipótesis del mal estado de las semillas y sólo quedarán como posibles causas el jabón y la pudrición. Y, por si las anteriores no funcionan bien, también he sembrado semillas de distinto origen.

Toca esperar. De momento os presento a la nueva generación, cargada de energía y de respuestas…

a-pesols-z-nova-gen.jpg

Mis guisantes y nuestros problemas

3 febrero 2008

El año pasado ya probé con este cultivo y fue un éxito. Este diciembre repetí con las mismas semillas (“guisante grano rugoso”, altura 60 cm, compradas en el garden).

Todo iba bien, crecieron sin problemas, sujetándose a los hilos que les había preparado (las guisanteras no tienen fuertes piernas pero sí fuertes manos con las que se agarran firmemente a cada paso).

pesols-fil.jpg

Llegaron las primeras flores, espectaculares. También llegaron unos pocos pulgones, que fueron bienvenidos (qué gracia, nunca había tenido estos visitantes, mi huerto tiene de todo…).

Pero los pulgones comenzaron a multiplicarse, esto ya no era una visita de cortesía, era una invasión:

pesols-pulgo.jpg

Busqué información para eliminarlos. Una solución era plantar ajos cerca, también podía probar con las mariquitas (las venden por internet), otra posibilidad era rociar con agua y jabón de potasa.

Rocié (sin sol y en poca cantidad) con lo tenía a mano: agua con lavavajillas. Los pulgones no se fueron y las plantas comenzaron a secarse, de abajo a arriba, hasta consumirse por completo. Tuve que arrancarlas.

No les tocaba secarse, no habían terminado su proceso (las vainas estaban a medias, de las 6 plantas sólo había cosechado 2 vainas). No sé que pasó, hay que investigar:

Estos son los datos:

Las guisanteras se secaron en dos semanas. No hemos tenido heladas ni cambios bruscos. He regado con la frecuencia suficiente. Como posibles causas, se me ocurren las siguientes:

- los pulgones y/o la ducha con jabón las debilitaron hasta matarlas,

- las semillas, que eran buenas el año pasado, este año estaban medio caducadas y tenían fuerza sólo para la mitad de proceso, ¿será eso posible?,

- en Barcelona estamos teniendo un invierno muy suave, quizá es una temperatura demasiado alta para los guisantes (aunque en la caja decía “sembrar en primavera”, eso significaría + calor todavía…) Estos son los datos registrados en una estación meteorológica cercana durante los últimos 30 días:

Temperaturas: media 12.4 °C / máxima 20.6 °C / mínima 5.3 °C
Humedad: media 69 % / máxima 93 % / mínima 24 %

Conclusión: no soy capaz de descatar ninguna de las posibles causas anteriores, tendré que investigarlas todas: pulgones, ducha con jabón, estado de las semillas y temperatura.

Comienzo con 2 variables: el cambio de semillas y de época de siembra. Ayer (febrero) sembré, por un lado, semillas de la misma caja de la última vez y, por otro, semillas de los guisantes que trajo mi suegra del pueblo.

Qué pasa si cambio las normas

17 diciembre 2007

Los calendarios marcan cuando toca sembrar, trasplantar, abonar, recolectar… está todo tabulado, cada zona tiene sus tiempos, conviene respetarlos si quieres que tu huerto tenga éxito. ¿Y que pasa si no acato las normas, si siembro antes o después?

Aunque imagino lo que pasaría, no puedo asegurarlo, me veo en la obligación de experimentar. Por esto siempre tengo en marcha algún cultivo fuera de temporada. Ahora tengo pimientos y tomates, bueno, hasta ayer, este fin de semana lo he arrancado todo, no podía soportar tanto sufrimiento. No voy a poner las fotos porque no son agradables.

La conclusión ha sido, una vez más, que el calendario tenía razón: ahora no tocan ni pimientos ni tomates. Las semillas germinaron, pero crecieron plantas deformes y raquíticas, siempre enfermas, que no dieron frutos.

Según el calendario ahora es época de guisantes, los míos están eufóricos. Y no veas como están las lechugas (tanto cavilar en verano y resultó que su problema era el calor).

pesols-i-enciams.jpg

Guisantes

17 abril 2007

Mi primera experiencia con guisantes es muy reciente, de este mismo año, y la considero un éxito.

Hice una primera prueba plantando guisantes del super, no salieron. Probé después con guisantes congelados (quien sabe, quizás funciona…) y tampoco. Así que no tuve + remedio que saltarme mis normas y comprar semillas en un garden.

Planté unas seis, salieron todas y, como el espacio disponible es muy limitado, dejé tres.

a-pesols-petit.jpg

Las plantitas crecieron rápidamente. Para sujetarlas fui atando las lianas a las ramas de la buganvilla con la que compartieron maceta. Cuando alcanzaron los 40 cm salió la primera flor, preciosa.

a-pesols-flor.jpg

Y en cuestión de pocos días asistí en directo al milagro de la metamorfosis.

a-pesols-transf-4.jpg

Ca y yo fuimos controlando y, cuando una vaina engordaba, procedíamos a abrirla con todos los honores. Los guisantes eran un tesoro escondido, tiernos, dulces.

a-pesols-fruit.jpg


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores