Me doy un descanso

8 julio 2010

Hace demasiado que no actualizo el blog. Disculpas a mis lectores.

Parece que he sufrido una especie de saturación. No estoy inspirada. No me apetece. Si hay alguien ahí, gracias por su paciencia. No sé si volveré.

Huerto en un balcon de Barcelona. Necesito un descanso

Dejo a vuestra disposición la información recopilada en estos 3 años de trabajo y de diversión. Podéis buscarla  por categorías en la columna derecha del blog.

Os dejo también, a continuación, la lista completa de huertos que visito y distintas webs hortelanas donde encontrar información:

Huertos que visito:

 

Informaciones varias:

 

Hasta luego. Gracias por acompañarme hasta aquí.

El 40 de mayo

15 mayo 2010

Por fin, ya está, ya llevo las sandalias y camisetas de manga corta. Ya he guardado la chaqueta y las botas, para mí éste es un hito importante cada año, un punto de inflexión, marca un antes y un después. Y le tenía unas ganas…

Sí, ya sé, ya te oigo: “hasta el cuarenta de mayo… “, pero entiéndelo, no podía aguantar ni un día más, esperaba este momento desde hace mucho.

Ya empecé a impacientarme cuando las tortugas salieron de su reposo para anunciarme que el buen tiempo se había puesto en camino. Desde entonces el sol ha estado yendo y viniendo, esperando paciente a que marcharan definitivamente las lluvias.

Ahora por fin ha vuelto para quedarse, lo sé seguro porque esta vez han sido las hormigas las que han salido para avisarme, y ellas nunca me fallan.

Mis amigas las hormigas. Hay gente que se desespera con ellas, no entiendo porque, como si su pulcritud quedara en entredicho cuando ellas aparecen. Supongo que no saben que es al revés: cuando hay hormigas ya no hay que preocuparse tanto por la limpieza: a la menor migaja, ellas se encargan.

A mi me parecen reconfortantes, se toman la molestia de llegar hasta mi casa (¡¡un doceavo piso!!) para recordarme que comparto el planeta con otras especies. Y les agradezco el recordatorio, a veces la locura del día a día hace que pierda el norte de vista.

Tuga y Tegu

1 mayo 2010

Creo que ya he contado alguna vez que, cuando riego las plantas manualmente, tomo el agua de la piscina de las tortugas. Es aconsejable ir renovándoles parte del agua para evitar la concentración de sustancias de desecho, de este modo se alivia el trabajo del sistema de filtración, y a las plantas les va genial porque el agua que reciben viene “vitaminada”.

Tuga y Tegu viven con nosotros desde hace 5 años. Tienen, creo y espero, una buena vida.

De diciembre a febrero dejan de comer y de salir al exterior, se quedan en el fondo del agua medio dormidas, intuyo que meditando cosas importantes. A principios de marzo salen de su retiro espiritual y asoman la cabeza del agua, eso significa que dan por finalizado el ayuno voluntario.

El menú se sirve normalmente por la tarde, en su terraza. No suele ser muy variado (aunque parece suficiente, dado que se las ve tranquilas y sanas): o crustáceo desecado, o barritas de pienso, de vez en cuando, un trocito de jamón york.

Los días que no importa que el agua apeste porque toca cambiarla toda (nunca en invierno, semanalmente en verano, el resto del año, dentro de estos límites); esos días hay menú especial: media gamba congelada. Creo que les gusta porque se vuelven locas al verla, se pelean por los mejores bocados, se amenazan la una a la otra incluso, parece que les vaya la vida en ello. La guerra suele durar poco: a la que se acaba la gamba, tan amigas.

Salen a la terraza para coger la comida (y vuelven al agua inmediatamente para comérsela) y también salen a la hora del sol, ahora en mayo de 3 a 7de la tarde.

No son muy listas, o al menos eso quieren que creamos, el caso es que cada día dedican un tiempo largo a descubrir (repitiendo una y otra vez los mismos intentos fallidos) el camino para subir a su terraza. Siempre acaban encontrándolo, aunque siempre por casualidad.

Al llegar arriba no van lejos, no parece interesarles mucho lo que hay + allá (o no les gusta alejarse del agua o no tienen espíritu de exploradoras). Por si acaso algún día se deciden, más allá, en la zona de tierra, les he plantado lechugas para que prueben nuevos sabores.

Hasta ahora se han quedado siempre en el mismo punto, junto al puente. Llegan, se colocan en posición (siempre una encima de otra, Tegu arriba), estiran al máximo las cuatro patas y la cabeza, exponiendo la mayor parte posible de piel al sol y así quedan, inmóviles, horas, hasta que un sonido o un movimiento fuera de lo normal las asusta. Entonces saltan al agua y vuelta a empezar con la búsqueda del oculto camino que lleva a la terraza…

Mi archivo de semillas

16 abril 2010

Vi este video y recordé como hacía, de niña, vasos con un papel.

Así que, con esta idea y algo de tiempo, he reorganizado mi archivo de semillas. Una marca azul para la temporada otoño-invierno. En rosa la temporada primavera-verano.

Esto del huerto es para relajarse

1 abril 2010

Dedico esta nota a rafelín que en un comentario me decía “Ahora me he vuelto más hippie y la verdad q mejor, pq de la otra forma me estresaba un poco, y esto del huerto es para relajarse. Planificar y esas cosas sí, pq además de necesario es divertido, pero de verdad q si seguimos tantas pautas, al final ni disfrutamos”.

En su momento no le contesté porque hace tiempo que decidí no responder comentarios (eran o todos o ninguno y, si eran todos, no daba abasto). Pero hoy he vuelto a leer sus palabras y he sentido la necesidad de decir en voz alta (y sobre todo de recordarme a mi misma) que tiene toda la razón, que esto del huerto es para relajarse.

Yo también empecé haciendo todo el pack: rotaciones, asociaciones, calendarios… y fue un estrés. De todas maneras, supongo que hay que vivirlo para entenderlo y poder disfrutarlo después.. El primer año de novato no te lo quita nadie. Curiosamente, en cuanto me relajé, fue cuando realmente las plantas y yo empezamos a gozar… y a crecer más que nunca.

more about "cebolla", posted with vodpod

El mandarino, la hidrojardinera y las tortugas

15 marzo 2010

El mandarino llegó a casa en diciembre, con los frutos todavía verdes. En febrero, cuando terminó sus trabajos de producción (las mandarinas, deliciosas) y quedó por fin tranquilo, lo trasplantamos y, de paso, lo podamos un poquito.

(En teoría, al podar, las raíces sufren menos por el trasplante: al eliminar las hojas disminuye la evaporación, luego las raíces no tienen tanto trabajo buscando agua, luego pueden dedicar su energía a acomodarse a la nueva situación.)

También le quitamos cochinilla algodonosa, de la siguiente manera:

Día 1. Quitar las cochinillas con paciencia y un bastoncito (de los de limpiar los oídos) impregnado de aceite.
Día 2. Lavar las hojas con agua y jabón para quitar la melaza y los restos de cochinilla y de aceite.
Día 3. Lavar las hojas con agua sola para eliminar posibles restos de jabón.

Trasplantamos el mandarino a un nuevo recipiente que construimos especialmente para él, y que incluye un sistema casero de hidrojardinera: un depósito de agua y un tubo con flotador.

Ya veremos si al mandarino le gusta su nuevo alojamiento con agua a demanda.

Queda pendiente también la opinión de las tortugas, ya que el nuevo recipiente incorpora también su nuevo espacio de paseo. En cuanto llegue el calorcito y salgan a inspeccionarlo veremos su veredicto.

Información varia sobre mandarinos aquí

Agricultura vertical

1 marzo 2010

He encontrado algo interesante en Caminos Rurales.

Me ha sorprendido porque, aunque ya había visto jardines en vertical en el exterior de fachadas, este concepto es nuevo: cultivan hortalizas dentro una fachada de doble piel!!

Entrad en la web y pinchad en las fotos. Ya me gustaría poderlo instalar en la oficina…

El suelo en la agricultura ecológica

15 febrero 2010

Como tantas veces, he descubierto algo interesante gracias a Luís.

Esta vez es un video que dice algo así como que todos los seres vivos necesitan dos elementos: energía y nutrientes y que ambos elementos llegan a la cadena atrófica por las plantas, quienes captan la energía del sol gracias a la fotosíntesis y extraen los nutrientes del suelo a través de sus raíces.

Pero que los nutrientes, a diferencia de la energía del sol, no fluyen indefinidamente; tienen que regresar al suelo en forma de las partes muertas de las plantas, las partes de las plantas que no asimilan los animales (excrementos), los cadáveres de los animales…

Las plantas toman los nutrientes del suelo y al suelo tienen que volver para que la cadena funcione…

DOCUMENTAL El suelo en la Agricultura Ecológica

La luna

29 enero 2010

El tetris que vive en mi cabeza está en marcha y no puedo pararlo. Tengo un bucle:

La primavera ya llega, y para entonces tengo que tener las semillas sembradas, pero antes tengo que elegirlas, ¿y qué planto? Primero tengo que decidir que pongo en cada espacio, eso dependerá de las semillas que tengo, voy a verlas…, pero también depende de la luz, y la humedad, y las plantas vecinas, y el calendario de siembra… buf!, hay un montón de variables, los hay que tienen en cuenta hasta la luna… ¿La luna? ¿Me dejo la luna?

Por si acaso me he puesto a investigar sobre el grado de influjo de la luna en los trabajos del huerto. La conclusión final de mi investigación es que la influencia de la luna en las plantas, si es que existe, no parece ser muy determinante. Influye lo suficientemente poco como para que sean posibles todas las opiniones, es como en política, hay opiniones a un lado y a otro, así que elige la que quieras:

A un extremo, los místicos, los que creen que la influencia de las fases lunares afecta radicalmente en el crecimiento de las plantas y debe determinar, por tanto, todas las labores del huerto. Se basan en la sabiduría popular de generaciones y, los más modernos, dicen que hay una explicación científica: la savia de las plantas se ve afectada por la atracción gravitacional de la luna, igual que ocurre con el agua del mar (y produce las mareas).

Al otro extremo, los agnósticos, los que dicen que no hay influencias, que las fases lunares se utilizaban antiguamente en agricultura como medida tiempo y que eso derivó en misticismo, pero que “científicamente” no hay nada demostrable.

En el centro, todos los demás, los que comprendemos la física de los líquidos y la atracción gravitacional de la luna en las mareas, pero que no vemos tan evidente que tengan un efecto importante en el crecimiento de nuestras plantas. Somos los que ponemos cara de científicos y tenemos el calendario de los místicos a mano, por si acaso.

Recolección de lechugas

15 enero 2010

Feliz año a todo el mundo.

El frío ha llegado por fin. Voy a arrancar los pimientos y las berenjenas que quedan, ya no llegarán + lejos.

Quedarán una espinaca, algunos canónigos y muchas, muchas lechugas. Tengo que contarlas, por lo menos hay un par de decenas.

La recolección de las lechugas (y de las espinacas) puede hacerse de tres maneras: la planta entera, sólo unas hojas, o cortando a ras a unos cm del suelo. El sistema elegido depende del grado de madurez de la planta, de la especie en cuestión, de las preferencias y del estado de ánimo del recolector, del tipo de ensalada que se esté preparando…

El sistema que yo suelo emplear es el de cortar a 2 ó 3 dedos de la tierra, así me llevo toda la parte comestible y me aseguro que vuelva a rebrotar. De esta manera tarda menos en haber otra nueva lechuga disponible que sacando la planta entera (y trasplantando una nueva en su lugar, claro). El sistema de ir sacando hojas no me gusta porque las hojas de fuera, que son las que se recolectan, son las menos tiernas, acabo poniendo en el plato las hojas + feas y dejando las+ apetecibles en la planta.

Además, este sistema de cortar a ras es el que me resulta mejor en la especie ahora tengo: Orella de ruc. Las lechugas de este año son hijas del ejemplar que I. trajo del cole el año pasado. De las que he probado ésta es la especie que más me gusta, porque crece rápido y sin plagas, no es amarga y, al tener una forma alargada, ocupa poca superficie y esto es muy importante, como decía Yolanda, en huertos mini como los nuestros, donde cada centímetro cuenta.

Los números cantan: tres ejemplares de “orella de ruc” (a la izquierda) ocupan un tercio de la superficie que tres ejemplares de otras variedades más anchas.

Trebol de cuatro hojas

25 diciembre 2009

Hace unos meses, cuando fui a donar sangre al Hospital Clínic, me regalaron una caja con semillas de trébol de cuatro hojas. Sembré (reconozco que sin esperanzas) y brotó.

Han salido dos tréboles enormes de cuatro hojas, así que ahora estoy llena a rebosar de buena suerte. Aquí la dejo, para que nos traiga suerte a todos. Feliz Navidad.

Hoy trasplantamos

7 diciembre 2009

C. rellena los potes de tierra. Yo coloco la lechuga. I. le pone tierra alrededor… con mucho cuidado que son bebés …

.

.

Otoño

28 noviembre 2009

Comparten espacio los últimos pimientos, las primeras lechugas cosechables y los geranios, siempre presentes.

Dedicado a Yolanda, que me preguntaba ayer por el huerto…

.

Huertos que visito

15 noviembre 2009

Antes tenía la lista de webs favoritas como en la mayoría de blogs, con un enlace para cada una. Para ver si había actualizado alguien tenía que pinchar en cada uno por separado.

Lo he cambiado por un único enlace a mi reader. Salen directamente, los posts por orden de aparición (el último publicado es el primero), de todos los huertos que tengo inscritos. A mi me resulta mucho más cómodo de consultar, espero que le sirva también si alguien más lo utiliza.

Está en el mismo sitio de antes, en la columna de la derecha, donde pone: HUERTOS QUE VISITO.

PD.
De momento, están los que he listado + abajo. Si falta el huerto de alguien, por favor, disculpas, en cuanto me lo diga, lo inscribo rauda y veloz.

* Alternativas Sostenibles
* Aprendiz de horticultor ecológico
* Bloc d’una mestressa de casa
* Caminos Rurales
* Cultivos Orgánicos
* De l’hort a la cuina
* Destripaterrones
* Diálogo con la tierra
* El Huerto de Otiñar
* El Huerto del Abuelo
* El Jardinero Fiel
* El MacetoHuerto de Floppy
* El nostre petit hort urbà
* Elhuertogeneroso
* Hort urba en Albaida
* Huerta Urbánica
* Huerto para todos
* La finca de huerteitor
* l’hort de lurdes
* L’hort d’en Pollet
* L’hort, el pa i altres motivacions
* L’hortet
* Llaoretes
* Maceto-huerto
* Masia Planes Velles
* Mi Balcon Verde
* Mi cultivo
* Mi huerta ecológica
* Miracebo
* Picarona… i el seu hortet
* Recohiendu berzas
* Terrats Solidaris
* Trabajos con palets
* Un hort al terrat
* Un huerto en la ciudad
* Un huerto en la terraza
* Un huerto en Mallorca
* Verduras en mi balcón

Lechugas

1 noviembre 2009

1 semana

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 1 semana

4 semanas

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 4 semanas

delante 6 semanas, al fondo a la izquierda 10 semanas

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 10 semanas

Lechugas y similares – TRASPLANTE

14 octubre 2009

Ahora es lechuga pero, en todas las hortalizas que no siembro directamente, el proceso de trasplante es el mismo:

1. Adecento el lugar elegido en el huerto: quito restos de hierbas o de cultivos anteriores, remuevo la tierra, añado compost, riego bien y hago agujeros con el dedo donde quiero colocar un nuevo vecino.

2. Riego bien la maceta de plantel (sembrado semanas antes con el procedimiento habitual). Cuando la tierra está bien empapada, giro el tiesto y dejo caer su contenido con cuidado en mi mano. Llevo la/s plantita/s inmediatamente a su agujero, procurando no tocar raíces ni dejarlas descubiertas durante más tiempo del necesario. Cuando hay varias plantas y están demasiado unidas, no me arriesgo, las trasplanto juntas y pasados unos días elimino las + débiles cortándolas con unas tijeras.

3. Una vez colocada cada plantita en su agujero, presiono la tierra a su alrededor, con mucho mimo. Riego y mantengo la planta tapada con un envase plástico transparente durante unos días (sí, cutre, pero eficaz, una botella de coca-cola es un invernadero portátil y muy manejable), para que no le falte humedad hasta que disponga de buenas raíces. Veo que se ha adaptado si se mantiene erguida, o incluso quizás ha crecido, y entonces le quito el invernadero de encima.

En el caso de las lechugas, cada vez que trasplanto, siembro nuevo plantel, y así pronto tendré el huerto lleno de ejemplares de diferentes edades. Espero que a partir de la primera cosecha esto sea un no parar de recolectar hasta primavera…

Lo que está claro es que tanto las lechugas y como sus vecinos en esta época (espinacas, canónigos, rúcula…) exigen agua. Esta importante revelación se la debo a mis fracasos y a este video:

Lechugas, espinacas, canónigos y demás familia – SIEMBRA

1 octubre 2009

Son de las especies + productivas del huerto en el balcón, dado que la planta entera es comestible. Sé que en cuanto les pille el truco será fantástico y tendré la ensalada siempre a punto. Pero todavía no las tengo controladas: las que he conseguido hasta ahora no son tan crujientes ni tiernas como las que consigo en el super.

Existe la posibilidad de que el problema sea que no he acertado con las variedades, así que sigo probando. Este año, de momento, he sembrado, con el procedimiento habitual, semillas de las que mejor se me adaptaron la temporada pasada, incluidas las de Orella de ruc que me trajo I. del cole.

Iré sembrando periódicamente. La siembra de tipo de hortalizas no se realiza sólo una vez en la temporada, como en el caso de los tomates o de los pimientos, si no que hay que ir sembrando al mismo ritmo que se quieran recolectar: si cada semana cojo una lechuga tengo que sembrar una cada semana.

Quiero probar también otras variedades, tanto de lechugas como de sus parientes, también busco remolacha, pero tienen que ser semillas de alguien que las haya probado con éxito durante varias temporadas. ¿Hay alguien ahí?

Intercambio de semillas

21 septiembre 2009

A veces, cuando no tengo otra manera de obtenerlas, siembro semillas de hortalizas compradas. Es por experimentar, soy consciente de que la mayoría no serán capaces de reproducirse, bien porque habrán sido tratadas para que no puedan hacerlo, y así mantener el negocio de la venta de semillas, o bien porque han sido recolectadas antes de llegar a la maduración total, con lo que las semillas no han terminado correctamente su proceso de formación.

También a veces he comprado sobrecitos, me han producido tanto buenas como malas experiencias, y nunca un ejemplar exacto a la foto que se mostraba en el sobre.

Por lo general, intento obtener semillas de mi propio huerto (o del de un amigo), las razones son de peso:

1. Garantizo la producción: una semilla conocida tiene un árbol genealógico conocido. Si sé como eran sus padres y sus abuelos puedo predecir con bastante exactitud como serán la nueva planta y sus frutos.

2. Preservo el material genético: al intercambiar mis semillas, aseguro que no se pierden variedades que no están en el mercado, aunque yo deje de cultivarlas, otros las mantendrán, y las extenderán en sus intercambios…

3. Y, por último, porque es una cuestión de principios: me niego a pagar por las semillas, son patrimonio de todos.

Este año los tomate estrella iban saliendo tan buenos que al comerlos no me podía resistir y separaba las semillas, y venga guardar y guardar … Así que, si a alguien le apetece sembrar mis semillas, sólo tiene que darme su dirección postal por mail y se las envío en breve.

A mi me interesan semillas de hortalizas que hayan sido probadas con éxito durante años y que se adapten bien al huerto urbano, sean las que sean, aunque ahora mismo lo que ando buscando con + ganas es remolacha suave y dulce (la que tengo del año pasado resultó muy picante).

1/10/09 Actualización del post:

Se acabó. No me quedan + semillas de tomate estrella. Las he repartido por toda España y han llegado incluso a Francia. Espero que a todos los receptores se os den bien las cosechas.

Análisis al final del proceso: 271 tomates

15 septiembre 2009

A 15 de septiembre, doy por finalizada la temporada de tomates. Aquí está el recuento final:

siembra: 34 siembras de tomate, todas tamaño cherry sembradas el día 21/3 en el exterior y trasplantadas posteriormente a su lugar definitivo. Todas han sobrevivido al trasplante.

producción: 271 tomates recogidos en 17 tomateras. De las tomateras que no han dado fruto: 7 eran siembras a la sombra (visto lo visto, nunca más) y otras 7 eran de la variedad “hivernacle” (la madre resultó fantástica, pero sus semillas han resultado híbridas). Este es el desglose:

Variedad / Tomateras sembradas / Tomates cosechados
bombilla / 3 / 5
cerise / 8 / 115
gold nugget / 2 / 27
hivernacle / 10 / 3
estrella / 10 / 121
ditmarcher / 1 / 0
total / 34 / 271

maduración: todos tomates han madurado bien,

plagas: araña roja en la segunda quincena de agosto, bastante controlada (ninguna plaga en 2008, araña roja y oidio en 2007),

fecha de recolección: primera quincena de julio a la primera de septiembre (septiembre y octubre en 2008, agosto y septiembre en 2007).

Análisis de los datos:

– Si descontamos las 14 tomateras que no dieron fruto por causas conocidas, tenemos un ratio de 17 tomateras han dado fruto en 20 siembras. Me parece un buen promedio. Doy por buenos los procesos de siembra y transplante empleados.

– A diferencia de temporadas pasadas, todos los tomates han finalizado su proceso de maduración. Era un tema que tenía pendiente y que, por fin, creo resuelto: en años anteriores los tomates que no maduraron correctamente procedían de semillas de tomates del super. Este año todos tenían otros orígenes.

– No han aparecido plagas importantes, creo que he conseguido un buen equilibrio(humedad, clima, abono) en el ecosistema del huerto. Pulverizar las hojas con agua ha mantenido controlada la araña roja.

– La producción total de este año es superior a la de años anteriores (271 tomates en 2009, 154 en 2008, 124 en 2007). Pero como también había + tomateras, el dato valorable sería la producción media por planta, que es ligeramente menor que la del año pasado: 271 tomates /17 tomateras = 16 en 2009, 154/9= 17 en 2008 y los 124/20=6 en 2007.

– La producción hubiera sido mayor si el huerto vertical hubiera disfrutado de sol. Es algo que no puedo mejorar, no puedo cambiarlo a otro lugar, no tengo + espacio. Me resigno a no sembrar más tomates allí, aunque espero una buena producción de lechugas para este otoño…. :-)

– El intervalo de recolección varía en un mes según el año, entiendo que depende del clima que toque en suerte. Esta variable depende del azar, es lo que le da emoción al asunto.

– Las variedades bombilla, hivernacle y ditmarcher, las descarto.

– Las variedades cerise, gold nugget y estrella, un éxito en cuanto a cantidad. En cuanto a calidad los gold nugget vistosos pero bastante sosos de sabor y los cerise muy minis y algo ácidos para mi gusto. Me quedo de lejos con la variedad estrella, dulces, productivos y de un tamaño aceptable (1,5 cm de diámetro).

Propósitos para la siguiente temporada:

– Mantener los propósitos del año pasado que han dado buenos resultados: utilizar sólo semillas propias o probadas por otros con éxito, plantar en zonas protegidas del viento, mejor en macetero hondo, mejor sujetas en la barandilla que con palos verticales.

Repetir con la tomatera estrella.

Probar con variedades de frutos más grandes (2-3 cm de diámetro), que no sean híbridas y que hayan sido probadas con éxito. Ya he hecho mi petición a San Infojardin.

– Plantar tomates sólo en zonas con sol.

Quedan estas notas para la próxima temporada. Ahora es tiempo de arrancar las pocas tomateras que quedan y mimar la siembra de otoño, mientras, los pimientos, las berengenas y las guindillas siguen su curso…

Guindilla - Huerto en un balcón de Barcelona

I’m yours

8 septiembre 2009

Dedicado a J., quien ha convertido mi sueño imposible del huerto en el balcón, y otros muchos sueños, en una maravillosa realidad.

There’s no need to complicate
Our time is short
This is our fate,
I’m yours

Ten siempre más proyectos que recuerdos

1 septiembre 2009

El otro día re-encontré el texto completo de donde extraje el subtítulo de este blog, no recuerdo la fuente original. Aquí lo dejo:

Ten siempre más proyectos que recuerdos, es la única forma que conozco de mantenerse joven.

Dedícate a algo de lo que jamás te quieras jubilar. Por mucho que te cueste pagar las facturas. Por mucho que en las reuniones de antiguos alumnos te miren mal. Es mejor dedicarse toda una vida a algo que te divierte pese a no llegar a fin de mes, que pasarte un solo día trabajando únicamente por dinero.

También te diré que nada de todo esto vale la pena sin alguien que te haga ser incoherente. Ni flores, ni velas, ni luz de luna, el verdadero romanticismo es que alguien te empuje a hacer cosas de las que jamás te creíste capaz y que arrase de un plumazo con tus principios, tus valores, tus yo nunca, tus yo qué va.

Dos emociones inútiles asociadas al pasado, arrepentimiento y culpa, y una emoción inútil asociada al futuro, la preocupación. Cuanto antes de desprendas de las tres, antes empezarás a apreciar lo único que tienes.

Y una emoción que va a estar siempre ahí y con la que tendrás que aprender a convivir, se llama miedo. Miedo al fracaso. Miedo al qué dirán. Miedo a perder lo que tienes. Miedo a conseguirlo. Miedo a saber poco de la vida. Miedo a tener razón.

tomaquetes final. Huerto en un balcón de Barcelona

Las tomateras van sucumbiendo, la semana pasada ya arranqué varias (trasplanté en su lugar los pimientos y berenjenas que sembré a mediados de mayo, creo que voy tarde). Cuando las arranque todas, publicaré el recuento final y las conclusiones.

Plaga en las tomateras. Araña roja

15 agosto 2009

He estado dos semanas de vacaciones, dejé el riego automático al mando del huerto y un montón de tomates a punto de madurar. Al volver me lo he encontrado plagado de tomates rojos diciendo cómeme, pero también la mayoría de las hojas marcadas con los inconfundibles puntitos, ha vuelto mi gran enemiga: la araña roja.

Araña roja - Huerto en un balcón de Barcelona

A estas alturas de la cosecha no necesito grandes soluciones. La mayoría de tomates están listos para recolectar así que sólo pretendo aguantar los pocos que quedan por madurar.

Para al menos dificultar la propagación, he eliminado los tomates afectados, eran pocos, he arrancado enteras las tomateras que no tenían pinta de producir más, a las que todavía tenían tomates por madurar les he podado todas las ramas infectadas. Y finalmente me he dedicado a pulverizar con agua en el envés de las hojas que han quedado en horas de no sol, lo haré cada noche durante unos días, a ver que pasa.

De todas maneras, dado que esta plaga se repite cada año en mi balcón, he decidido ponerme las pilas y buscar de una vez información por internet, la conclusión de mi búsqueda es que Picarona ya hizo este trabajo impecablemente y está todo aquí. http://picarona.blogspot.com/2008/07/guerra-laranya-roja-guerra-la-araa-roja.html

Me hace gracia lo de introducir ácaros “buenos” que se comen los ácaros “malos”, pero si es caro no cuadra con la filosofía de mi huerto. No sé, quizá me informe de si venden lotes asequibles para mini huertos.

When the moon is in the seventh house

1 agosto 2009

When the moon is in the seventh house
And Jupiter aligns with Mars
Then peace will guide the planets
And love will steer the stars

Vi la peli hace unos días y no puedo quitarme el estribillo de la cabeza. Quizá dejándolo aquí consiga liberarme…

Tomates. Análisis a mitad del proceso

5 julio 2009

Según el recuento de la semana pasada, tengo 44 tomateras y 159 tomates, repartidos en distintas zonas de distinta profundidad. Los datos detallados se muestran en el croquis que abajo adjunto. Tengo que agradecer la inestimable ayuda de C. y la de J. en la toma de datos.

Cada cuadrado representa un área de 15 x 15 cm, la letra indica la especie, y los dos números la altura de la planta y el número de tomates.

Croquis y recuento a primeros de julio

Especies:

Tb = bombilla, origen Picarona (Les Franqueses del Vallès – Esporus), 3 unidades
Tc = cerise (marca vilmorin), origen Picarona (Candín – Asturias), 6 unidades
Tg = gold nugget, origen Picarona (Candín – Asturias), 2 unidades
Te= estrella, origen mi cosecha del año anterior (no sé de donde salió), 7 unidades
Th= hivernacle, origen cosecha del año anterior (tomatera comprada en un garden), 7 unidades
Td = ditmarcher, origen Picarona (Espiets – Francia), 2 unidades
Tx = ni idea, supongo que tiramos sin querer algún tomate al compost y al abonar quedaron las semillas en la tierra.

Todas las tomateras fueron sembradas el mismo día (21 de marzo, hace 15 semanas) y ahora mismo tienen diferentes tamaños y están en diferentes etapas. No tiene mucho sentido compararlas porque son especies diferentes y cada una va a su ritmo. Pero hay una variedad, la cerise marca vilmorin, que sí planté en varias zonas para poder hacer comparaciones. De momento ganan de calle las dos cerise que están en la parte izquierda del huerto vertical (30 y 26 tomates respectivamente).

Impresionante el exitazo del huerto vertical respecto al horizontal. A pesar de que tiene menos sol porque está situado en una parte más interna del balcón, luce de una frondosidad y de una producción muy superior, permite además que los espacios entre plantas sean inferiores, ¡me caben más!. La necesidad de riego es mucho menor y ocupa mucha menos superficie de balcón.

Huerto horizontal

Huerto horizontal. Huerto en un balcón de Barcelona


Huerto vertical

Huerto vertical. Huerto en un balcón de Barcelona

Creo que el truco está en su forma, permite un gran volumen de tierra que mantiene la humedad y las raíces pueden profundizar hasta donde les apetece.

Piedras verdes

25 junio 2009

Pere me ha dado permiso para mostrar en la web su colección de “piedras verdes”, pequeñas composiciones naturales que, al situarlas a la altura de los ojos, nos ofrecen un pequeño mundo de gratas sensaciones…

Baja laboral

16 junio 2009

Estas últimas semanas, y gracias a mi pequeño accidente y su posterior recuperación, he podido aparcar la molesta costumbre de salir corriendo de casa a las 7 de la mañana para ir a trabajar y he podido disfrutar de una visita diaria al huerto antes de sentarme tranquilamente a desayunar.

Cada día el mismo recorrido y siguiendo el mismo protocolo: daba los buenos días a las tortugas mientras llenaba la regadera con agua de su estanque, y después saludaba cada una de las plantas mientras le ofrecía su riego diario, ellas me mostraban sus logros y yo les ayudaba en lo que podía: un tutor, alguna hoja seca…

Esta semana he vuelto a incorporarme al horario de siempre y se han acabado mis visitas matutinas al huerto, he dejado el riego automático al mando y ahora mis visitas sólo podrán ser por la tarde.

En este tiempo las tomateras han crecido y se han llenado de flores. Ahora ya han decidido pasar a la acción, han aparecido decenas de tomatitos verdes que dentro de nada comenzarán a cambiar de color.

tomaquets verds

Trafalgar Square

26 mayo 2009

Ya sé que no tiene nada que ver con el huerto, pero es que me ha hecho sonreir…

La información que me ha llegado es que comenzaron a repartir micrófonos a la gente que en ese momento estaba en Trafalgar Square y esto es lo que sucedió.

Tomates, planificación

3 mayo 2009

Siento el retraso, he estado ocupada en lo de siempre por estas fechas, ya sabes, estudiando y re-estudiando como colocar la mayor cantidad posible de tomateras en mi huerto.

El objetivo era el de siempre: aumentar la producción respecto a los años anteriores, además, este año no tengo escusa, el huerto es + grande, ahora tengo dos: el huerto horizontal y el huerto vertical.

Pero esto de planificar no es sencillo, había bastantes variables a considerar, cada especie necesita un rinconcito adecuado a sus necesidades (las que necesitan tutores cerca de barandillas y paredes, donde pueda sujetarlas fácilmente, las variedades altas en los maceteros + profundos, todas con su espacio mínimo, pero sin pasarse ni un milimetro, que cuantas más quepan mejor…) Y yo, evidentemente, necesito que la composición sea bonita, y variada, y gustosa, y el riego automático necesita llegar a todos los puntos…

Después de darle unas cuantas vueltas, el croquis definitivo es éste:

Huerto enun balcón de Barcelona. Planificacion huerto

Donde:

Las zonas en gris están ocupadas por plantas fijas o bien por impedimentos varios. Son zonas sin posibilidad de colocar nada.

Las zonas verdes son espacios previstos para variedades que no son tomates, todavía por concretar, posiblemente albahaca, calabacín, pimientos…

La zona más profunda del recipiente vertical (F y G) es donde están los ficus benjamina, ahora la necesito para preparar y colocar las macetitas de plantel, también tengo experimentos varios, pero más adelante me gustaría plantar allí algún arbol frutal.

Las zonas rojas son las tomateras, todas las variedades que me mandó Picarona y las que mejor resultado me dieron el año pasado.

Tb = bombilla, origen Picarona (Les Franqueses del Vallès – Esporus), 3 unidades

Tc = cerise (marca vilmorin), origen Picarona (Candín – Asturias), 6 unidades

Tg = gold nugget, origen Picarona (Candín – Asturias), 2 unidades

Te= estrella, origen mi cosecha del año anterior (no sé de donde salió), 7 unidades

Th= hivernacle, origen cosecha del año anterior (tomatera comprada en un garden), 7 unidades

Td = ditmarcher, origen Picarona (Espiets – Francia), 2 unidades

En los huecos que quedan blancos espero ir sembrando y recolectando especies de ciclo corto y cuyas raíces ocupen poco: espinacas, lechugas… también están los rabanitos pero es que en casa no nos gustan a ninguno. Pero será difícil, este tipo de hortalizas sólo me aguantan bien de noviembre a marzo. En verano mi balcón es caluroso, la superficie de la tierra se seca rápidamente, las lechugas sobreviven pero no disfrutan de la vida, están escuálidas, secas, amargas.

Tengo que encontrar variedades de verano, dicen los libros que haberlas haylas.

Nuevo macetero. El huerto vertical.

21 abril 2009

Comencé a diseñarlo pensando en colocar en alto los dos ficus benjamina que ya tenía y el limonero que me regaló Núria. Quería tenerlos en un rincón donde no molestaran al paso, sería algo discreto, pegado a la pared, que no ocupara mucho…

Vi la foto de una fresera en Internet y me inundaron nuevas ideas: si hacía huecos en las paredes del nuevo macetero podría plantar más cosas en el mismo volumen, así que le estuve dando vueltas hasta encontrar un diseño que cumplía también con esta condición.

En cuanto al material de construcción, tenía varias referencias de jardineras con madera (José Antonio, Ronal, Arhuanu…) pero la forma extraña de la mía complicaba la construcción con este material. Además, era un diseño vertical, para que aguantara todo espeso el grueso de la madera tendría que ser considerable y eso disminuía el volumen útil.

Después de estudiarlo con J., optamos finalmente por hacer una estructura de madera (la + delgada y barata que encontramos, dm de 2 mm), forrarla con fibra de vidrio y barnizarla con resina de poliéster. Para sujetar el conjunto a la pared utilizamos tacos químicos y, para que no se abombara, varillas en los frontales a modo de refuerzo. Para el acabado, la misma pintura de la pared donde iba colocado.

Aquí está J. aplicando la resina. El trabajo con fibra de vidrio resultó ser bastante engorroso, pero el resultado de momento es satisfactorio.

.
Mi primera impresión al verlo por fin terminado fue que nos habíamos pasado, era demasiado grande para las reducidas dimensiones del balcón.

bancal-frontal

Pero enseguida el enfoque cambió: es un recipiente de casi 300 litros y su profundidad permite que las plantas puedan estar muy juntas. ¡Tengo un nuevo huerto y es un huerto enorme!

bancal-picado

.

Hay maneras más sencillas de sembrar (o donde dije digo…)

7 abril 2009

Hace un año explicaba aquí mi procedimiento de siembra: primero germinación, sin tierra y con calor, después plantar el brote en un potecito con tierra, después mantener dentro de casa con una serie de cuidados constantes, después trasplantar al exterior, primero en un lugar protegido, y finalmente en la ubicación definitiva.

Un procedimiento tan meticuloso tiene sentido, por ejemplo, en la huerta “industrial”, empresas que producen miles (¿millones?) de plantones perfectos para que los hortelanos puedan avanzar la temporada. Les va el negocio en ello, no se pueden permitir depender de variables como el clima.

Pero, en mi caso, me he dado cuenta de que no tiene sentido: es demasiado complicado. A mí me da igual conseguir los tomates unas semanas antes y, en estas condiciones, hay maneras más sencillas de sembrar, sin tantas atenciones ni tantos trasplantes.

Como sabéis, el proceso de siembra depende de dos cosas, humedad y temperatura. Si controlamos estas dos variables tenemos el éxito asegurado.

Respecto el control de la temperatura, es fácil, no hay que controlarla, cada estación ofrece la temperatura adecuada para que germinen y se desarrollen perfectamente los cultivos de su temporada. Y está claro que las plantas de temporada son las únicas que quiero para mi huerto, son las productivas y vistosas. Las que no son de temporada quizás sobrevivirán con cuidados “artificiales” en el interior, pero fracasarán en cuanto las trasplante al huerto.

Respecto la humedad, la semilla necesita humedad constante pero sin encharcarse (imprescindible un buen drenaje). Lo que yo hago es regar asiduamente (no dejar nunca que la tierra se seque) y cubrir la zona con un recipiente impermeable (plástico, cristal) que hace de mini-invernadero (mantiene la humedad y suaviza los cambios de temperatura) hasta que el plantón sea lo suficiente mayor para valerse por si mismo (4 o 5 cm…).

Si la siembra es en recipiente, me va muy bien dejarlo encima de una maceta con tierra, así el agua sobrante sale fácilmente y la tierra de debajo mantiene la humedad durante más tiempo

Conclusiones:

1. sembrar sólo plantas de temporada

2. no es necesario sembrar el interior, la temperatura en el exterior de casa es siempre la adecuada para las plantas de temporada.

3. la tierra debe estar siempre húmeda pero no mojada.

Respecto al recipiente de siembra, eso es ya depende de las circunstancias, yo siembro en la ubicación final sólo si la tengo clara y está disponible. Si no, siembro en recipientes previos y después trasplanto.

Este invierno he sembrado lechugas, guisantes, canónigos, remolacha y habas, todo directamente en la ubicación final y todo ha ido saliendo bien.

Hace dos semanas inicié las siembras de primavera, en recipientes, porque las hortalizas de invierno todavía ocupan el huerto y, además, así las tengo + controladas, hay distintas variedades y es fácil liarse.

Las tomateras que me regaló Picarona ya asoman, he puesto los recipientes sobre el huerto (junto a las lechugas y de las habas), por lo de la humedad, y los mantengo tapados, así:

Carta a los reyes magos

4 marzo 2009

¡Que nervios, que nervios! La primavera a punto de llegar y justo coincidirá con mi regalo. Mandé una carta a los reyes magos y estoy impaciente, ¡a ver que me traen!. Como no sé exactamente qué llegará, he tenido que dejar abiertas todas las opciones y tengo, para cada posibilidad, todo pensado (como, cuando, donde sembraré). Esto es un estrés.

Y es que el entorno no me ayuda a relajarme. Mire donde mire, veo la primavera. Todos los vegetales, sin excepción, andan presumiendo de brotes. Los almendros que tengo controlados en la ciudad explotaron hace semanas. Y mi balcón lo ha hecho este fin de semana: las tortugas han salido de su escondite y han empezado a comer. El prunus ha florecido.

Un saludo desde aquí a picarona y a su buen hacer. Y a los demás huerteros, un consejo: navegad por su web, tiene mucha pero que mucha información.

Actor galaico-catalán

2 marzo 2009

Perdonadme hoy por el cambio de tono. Es que se ha ido alguien que me ha hecho pasar buenos ratos y a quien voy a echar de menos.

Guisantes 2009

13 febrero 2009

Esta semana hemos comido los primeros guisantes del huerto, tiernos y dulces.

Los sembré a mediados de noviembre y, a diferencia del año pasado, no han tenido plagas de ningún tipo. No consigo deducir la causa. Las semillas son las mismas, el lugar, la época… el único factor que veo distinto es el clima (este invierno está siendo más frío y húmedo que el anterior).

Cuando las plantas se sequen, esta vez no las arrancaré, las cortaré a ran de tierra. Como todas las leguminosas, las guisanteras producen nitratos en los nódulos de sus raíces y, como no sé es si el preciado nitrógeno queda fijado en la tierra o en la raíz, por si acaso, dejaré las raices en la tierra. Así quedará la tierra abonadita para los próximos inquilinos del huerto: los tomates y los pimientos, siempre tan ávidos ellos de nitrógeno.

Aquí os dejo una muestra de la esperada, sorprendente y mágica transformación. Y un apunte, las flores del guisante se denominan “papilionáceas”, viendo la foto opino que se trata de un nombre especialmente acertado. (papilionáceo: que tiene forma de mariposa).

Remolacha – el desenlace

2 febrero 2009

Los expertos dicen que las variedades más pequeñas maduran entre las 8 y 12 semanas, y las normales entre 14 y 16. Sabía que estos datos son orientativos, que siempre depende de las condiciones de cada cual, tampoco sabía si mi variedad era tipo “pequeña” o tipo “grande. Pero, a falta de experiencia, era toda la información que tenía.

Mònica me dijo que esperara y eso hice, pero el domingo, cuando me di cuenta de que estábamos en la semana 17, me entró el pánico y procedí a la extracción total.

Nos la comimos en la ensalada. Estuve buscando consejos de cómo prepararla, la mayoría de recetas proponían cocerla, pero pensé que en crudo mantendría mejor las propiedades, así que la pelé y la corté en lonchas. Era muy muy roja, y sorprendentemente dulce…

No sé si habría podido crecer más, pero me pareció que el tamaño era aceptable, similar a la foto del sobre.

Remolacha

19 enero 2009

La remolacha es una hortaliza muy completa: se aprovecha todo y, además, es muy decorativa. ¿Cómo no la descubrí antes?

De jóvenes, las hojas son de un verde intenso, y los nervios y tallos, rojos. Después, con la madurez, las hojas oscurecen, los verdes van pasando progresivamente a tonos morados.

Las sembré todas juntas el 5 de octubre directamente en un rincón del huerto. Las semillas provenían de un sobre comprado, variedad Detroit.

Cuando tenían unos 5 cm, las trasplante, separadas entre sí como mínimo 15 cm, a zonas más céntricas del huerto. Y aunque el trasplante en hortalizas de raíz suele estar desaconsejado, todas se han desarrollado sin problemas.

He ido cortando hojas a medida que las necesitaba (quizás esto perjudique el posterior engorde de la raíz, no lo sé…) Lo que sí puedo asegurar es que las hojas de remolacha, mezcladas con lechuga y canónigos, son muy sabrosas, y dan un vistoso color a la ensalada.

La gran incógnita ahora es si sabré reconocer el gran momento cuando llegue. He retirado un poco de tierra y algo se ve. ¿Qué? ¿La saco ya?

Agricultura ecológica contra el cambio climático

8 enero 2009

Me han parecido muy interesantes los audivisules que Luís ha colgado esta semana en su web.

Dejo aquí el primero y, si quereis más, ésta es la web de Luís.

El color del huerto

19 diciembre 2008

La Navidad en mi huerto viste verdes intensos, vivos y saludables.

Sospecho que los culpables son el compost que añadí hace dos meses, antes de sembrar, y el frío que está haciendo ahora, que mantiene las plantas brillantes y turgentes.

Comparten espacio lechugas, canónigos, guisantes, remolacha, perejil, menta y habas… Las semillas de espinacas no quisieron germinar, lástima, ahora estarían espectaculares.

Posan para la foto dos lechugas muy despiertas.

Pornografía infantil NO

20 noviembre 2008

Hoy 20 de noviembre, Día Universal del Niño, me sumo a la Blogocampaña contra la pornografía infantil.

Se trata de meter el máximo de ruido en el ciberespacio. No se si será efectivo, pero al menos es colectivo.

Así estamos

26 octubre 2008

Pimientos
Son los últimos representantes del verano. Los frutos han ido enrojeciendo, sólo queda algún despistado, imagino que sucumbirán a la que llegue el frío.

Lechuga
Los plantones de apio que me dio Montse están preciosos, pero a medida que crecen van pareciendo cada vez más unas preciosas lechugas. Comenzamos a dudar seriamente del garden que se los vendió.

Canónigos
Los sembré directamente a voleo, de momento van progresando. Como son pequeños, la idea es cultivarlos entre otras de ciclo más largo.

Guisantes
He ido sembrando directamente en zonas cerca de la baranda y de la pared, para que encuentren algo a que lo que agarrase cuando lo necesiten. Han germinado bien y andan por los 6 cm de altura, pero no están contentos, las hojas tienen manchas claras y están débiles. Sólo sé que la causa no son las semillas dado que entre los afectadas hay distintos orígenes. En todos los casos aparecen los mismos síntomas, debe ser alguna plaga.

Soja y lentejas
Compré soja y lentejas en la sección de legumbres de una tienda de productos biológicos, eran para cocinar pero guardé unas cuantas para sembrarlas. Hice pruebas de siembra en potecitos en el interior y directamente en un rincón del huerto, funcionó mejor el segundo. De momento han germinado y parece que tienen ganas de crecer.

Remolacha
También hice pruebas de siembra y también mejor directamente en un rincón del huerto que en el interior en potecitos. Cuando las plantitas lo pidieron las trasplanté al lugar definitivo. No había cultivado nunca y ha resultado ser muy vistosa (de momento, que aún nos queda trecho por andar). Las hojas son de un verde intenso y los nervios y tallos, rojos. Ya lo confirmaré cuando lo pruebe, pero entiendo que la remolacha es muy productiva porque podré aprovechar tanto raíces como hojas.

Tomates, final temporada 2008

21 octubre 2008

A 21 de octubre, doy por finalizada la temporada de tomates. Aquí está el recuento final:

– 38 siembras de tomate, entre enero y abril, de distintas procedencias, todas tamaño cherry,

– 9 tomateras dieron fruto (20 en 2007), a las que mejor les ha ido estaban sujetas a la pared o a la barandilla, la que más produjo estaba en el recipiente hondo,

– 154 tomates recogidos (124 en 2007),

– 40 tomates no maduraron (en 2007 no los conté, pero creo que era una cantidad parecida),

– 114 tomates maduraron correctamente, el 75% procedía de 4 tomateras de semillas del super, el resto de las semillas compradas,

– plagas: ninguna (araña roja y oidio en 2007),

– recolección: septiembre y octubre (agosto y septiembre en 2007).

Análisis de los datos:

– De las 39 siembras sólo 9 llegaron a dar fruto. No me parece un mal promedio teniendo en cuenta que muchas fueron experimentos (condiciones de siembra, semillas de origen dudoso, pruebas de trasplante…)

– Ninguna de las semillas compradas dió buena producción, eran todas del mismo sobre, germinaron pero progresaron lentamente y dieron pocos frutos y endebles.

– Igual que en la temporada pasada, siguen habiendo muchos tomates que no maduran, las flores fecundan, el fruto crece bien, pero cuando es el momento de enrojecer, se quedan como están. Y lo peor: sigo sin saber porqué.

– La producción por planta ha aumentado bastante respecto a la temporada anterior (154/9= 17 tomates/planta frente los 124/20=6 del 2007), quiero creer que se debe a que he ido poniendo en práctica todos los propósitos que me impuse el año pasado. Y la producción todavía hubiera sido mayor si las semillas compradas no hubieran fallado…

– Se confirma lo que ya apuntaba la temporada anterior: se desarrollan mejor y producen más las tomateras plantadas en el macetero hondo, puede ser por que a las raíces les gusta + desplazarse en vertical o bien por las condiciones del macetero en cuestión (menos viento, hay una pared donde ir atando las ramas).

– Mejor atadas en la barandilla que con palos, quedan + sujetas, les afecta menos el viento.

– No han aparecido plagas, creo que han ayudado a ello el clima y el abono.

– El mes de diferencia en la recolección muestra que el clima ha sido muy distinto respecto a la temporada anterior, hay que tenerlo en cuenta, de hecho, como las condiciones no son las mismas, las comparativas de los puntos anteriores no son del todo rigurosas.

Propósitos para la siguiente temporada:

– Mantener los propósitos del año pasado, parece que funcionan. Mantendré incluso también lo de utilizar semillas compradas, me daré otra oportunidad, quiero pensar que esta vez simplemente tuve mala suerte y me tocó el sobre defectuoso. Pero, desde luego, no volveré a utilizar el mismo sobre de esta vez.

– Plantaré las tomateras en las zonas donde pueda atarlas bien, que en mi balcón hay mucha corriente de aire, será en el recipiente hondo y en los laterales del plano.

– Investigar porqué muchos tomates no maduran.

– Sembrar semillas de la tomatera estrella de esta temporada, la más productiva y que, además, ha dado los tomates de mejor sabor (suave y dulce).

El año pasado me sirvieron en un postre, como adorno, unos frutos anaranjados que no conocía, las semillas tenían aspecto de seguir activas. La tomatera estrella es hija de uno de esos frutos anaranjados, no lo entiendo, ¿aquel postre era un tomate disfrazado?, ¿quizá cambié las semillas?

Dejo aquí un ejemplar de fruto anaranjado (evidentemente arrugado después de 1 año) y un tomate de la tomatera estrella, ¿son parientes o no?

Calabacines

8 septiembre 2008

He arrancado la planta de calabacín. Ha estado todo el verano floreciendo, frutos ni uno pero estaba preciosa.

Me había informado, sabía que, para polinizarla, tenía que frotar con un bastoncillo el interior de la flor masculina y después la femenina. La teoría la tenía aprendida, pero no pude aplicarla, sólo aparecieron flores masculinas, las femeninas sólo pude verlas virtualmente.

Decía picarona que el secreto para conseguir que frutos es recipiente grande y bastante abono. Bueno, me lo apunto para la próxima temporada, evidentemente seguiré insistiendo hasta conseguir cosechar calabacines.

En fin, que me ha quedado un precioso hueco a ocupar, en cuanto saque las tomateras que quedan en la zona, podré añadir compost y preparar la tierra para las siembras de otoño (que ya están en el invernadero: guisantes, habas, lechugas, canónigos, mostaza, ya te contaré…).

Tomateras, análisis a mitad de proceso

15 julio 2008

El objetivo era superar la cosecha del año anterior, y con esa idea me he dedicado a aplicar religiosamente todas las posibles mejoras que se me han ocurrido:

– Cambio de recipiente: paso de macetas a tabla de cultivo (ya sabes, mi huerto de verdad).

– Las semillas del año pasado eran todas de tomates del super, este año proceden del garden o de plantas que dieron buen resultado el año pasado.

He mejorado todas las variables que se me han ocurrido, pero no contaba con la variable más variable (y menos controlable) de todas: el clima. Esta primavera ha sido mucho más fría respecto a la del año pasado y muy desequilibrada en cuanto a precipitaciones (marzo y abril excesivamente secos, mayo y junio excesivamente lluviosos):

1971-2000 2007 2008
Temperatura (ºC)
Marzo 7,0 11,1 6,6
Abril 8,3 14,4 9,4
Mayo 11,7 17,3 12,9
Precipitaciones (mm)
Marzo 46,0 19,2 25,6
Abril 55,2 117,0 24,3
Mayo 66,0 39,0 114,3

Una vez listadas todas las diferencias respecto el año pasado, el recuento de esta temporada es el siguiente:

25 tomateras, todas tamaño cherry, de distintas procedencias:

– 8 tienen frutos
– 4 tienen flores
– 13 todavía no tienen flores

A destacar el mal aspecto que actualmente lucen las tomateras: demasiado espigadas, pocas hojas, tallos largos y frágiles que se alargan desesperados buscando la luz.
Supongo que la causa de este “look” fue la falta temperatura y de sol en primavera, provocaron que las tomateras crecieran tarde y mal.

A las + afectadas les he cortado la parte superior del tallo principal con la esperanza de que, antes de liarse a dar frutos que serían seguro endebles, concentren la energía en el engorde de la planta y de las ramas bajas.

Ya veremos a final del proceso, pero lo que está claro es que la diferencia en el clima respecto el año anterior desvirtúa cualquier comparativa. Como muestra: el año pasado este recuento de “cuando los tomates más avanzados están a punto de enrojecer” fue justo un mes antes.

La buena noticia es que, afortunadamente, pasando de mi y de mis cavilaciones, la naturaleza continúa inexorable su trabajo, impecable.

Flores

2 julio 2008

Nos vamos hoy durante durante dos semanas y, si no hay sorpresas con el agua (ya te comenté, voy a dejar el riego automático al mando), imagino que el aspecto del huerto variará considerablemente en este tiempo, porque las flores que ahora lo inundan desaparecerán para dar paso a los frutos.

Disfrutemos pues ahora de las flores. Así están, a día de hoy, las lechugas, los tomates, las judías y el calabacín:

Riego

26 junio 2008

La semana que viene nos vamos unos días fuera y ya he conectado el riego automático (impecablemente instalado por J., evidentemente) para que me demuestre que será capaz de funcionar cuando lo deje solo.

He estado haciendo pruebas en cuanto a la frecuencia y duración del riego. El tema está en que, con este calor, la superficie de la tierra (que es en realidad toda la tierra del huerto porque hay un palmo de profundidad) se seca enseguida. Pero la solución no es aumentar la cantidad de agua, porque entonces se pierde por el drenaje (llevándose con ella los preciados nutrientes) y vuelve a secarse. Conclusión: poca agua y frecuente, lo he puesto a 1 minuto cada 8 h.

Cuando riego a mano, utilizo agua de la pecera donde viven las tortugas, es agua sin cloro y enriquecida además con los “nutrientes” que desinteresadamente ellas aportan al ecosistema del balcón. Pero cuando riego con el automático, el agua que les llega a las plantas es directamente de la red, de la cual no conozco la composición pero, por el gusto que tiene, es evidente que contiene mucho cloro.

Hace tiempo ya que le doy vueltas a como mejorar la calidad del agua del riego automático. La premisa es que no puedo recoger agua de lluvia porque el balcón es cubierto. La otra premisa, vigente siempre en todos mis diseños, es mínimo coste, energía (incluida la mía) y espacio.

Tengo entendido que, dejándola reposar al aire, el agua de red mejora notablemente. Así que se me ocurre instalar un depósito abierto entre la toma de agua que hay en el balcón y el riego automático. El depósito debería estar en alto, para disponer de presión. Me lo imagino de unas dimensiones similares una cisterna de inodoro, también con su boya nivel, pero sin tapa, y quien activaría el vaciado no sería una mano tirando de la cadena sino la válvula del riego automático.

El caso es que este proyecto está aparcado porque no tengo donde poner el depósito.

Datos

15 junio 2008

Como todo el mundo sabe, cualquier trabajo de investigación se basa en anotar y analizar los datos obtenidos.

Cuando tenía sólo 11 tiestos en el balcón, conocía casi de memoria el historial de cada planta, era fácil porque eran pocas. Pero, desde que tengo un huerto de verdad, el tema se ha complicado. Ahora es necesario un control más serio.

Desde enero he estado anotando, para cada planta: nombre, origen, siembra (fecha, lugar y procedimiento), trasplante (fecha, lugar y procedimiento), fecha primera flor, frutos (fecha primer fruto, cantidad total y características) y fecha de defunción. También apunto los sucesos relevantes en la vida de la planta y si interesa o no guardar semilla para la próxima temporada. Total, 15 datos para cada planta. Sí, ya sé que son demasiados, la próxima temporada, cuando sepa cuales son los que realmente me aportan información, espero reducirlos.

Comencé anotando a mano en una libreta de tapas gustosas, en plan naturalista del siglo XIX, pero he tenido que acabar reconociendo que es infinitamente más útil una fría hoja de cálculo, que permite ordenar, comparar y buscar los datos a velocidad supersónica.

También me resulta muy eficaz un mapa del huerto, donde voy anotando lo que tengo plantado en aquel momento. Lo tengo dividido en cuadrículas de 15 cm.

Mapa del huerto

(Para los curiosos: las iniciales que aparecen en el mapa son de tomates y pimientos de varias procedencias, judías, albahaca, habas, calabacín, menta, perejil, fresas, geranios, coleus y jazmín).

Estadísticas

8 junio 2008

En el programa de edición de webs que utilizo, hay un botón que se llama “estadísticas”. Hoy he visto allí que esta web ha superado las 20.000 visitas desde que se inició hace un año, estoy alucinando.

De los que me conocen personalmente, muy pocos saben de la existencia de esta web y me consta que no suelen pasar por aquí, así que entiendo que todas estas visitas son de personas completamente anónimas que no llegan hasta aquí obligadas por la curiosidad ni por cumplimiento, sino por que tienen un interés real en el tema. Lo que escribo les interesa lo bastante como para perder su valioso tiempo conmigo. Esto me halaga.

Lo que empezó, y sigue siendo, mi diario de a bordo para guardar información, ha resultado ser útil a 20.000 personas y eso es mucha gente. A veces Internet da un poco de miedo, tiene unas dimensiones descomunales,.

Y lo que más me ha sorprendido es la evolución, cada vez hay +. El programa aporta los datos en forma de gráfico:

Una manera de ser

6 junio 2008

Con el huerto he aprendido cosas que me han influenciado mucho: a apreciar los cambios estacionales, a esperar, a observar, a ver los cambios minúsculos y constantes…

Comparto con Josep M. Vallès que en el huerto urbano quedan en segundo término criterios importantes para los agricultores profesionales como son minimizar el tiempo dedicado y aumentar la productividad; y pasan a riguroso primer término criterios casi opuestos, como son la ilusión de comer lo que uno mismo ha cultivado, la diversidad de la producción, y el valor didáctico y creativo de la actividad.

Me ha parecido especialmente acertado el prólogo de su libro, que es de Bigas Luna:

Cuando te inicias en la tarea de hacer un huerto, te inicias también en entender la vida. Para mí, esta tarea, se ha convertido en algo fundamental. No sólo con respecto a las viandas que recoges del huerto, que es bastante importante, sino también como forma de vida y de trabajo. Gracias al huerto he aprendido a trabajar, he aprendido a esperar, he aprendido a tratar a la gente de una manera diferente.

Comparto plenamente esa sensación: buscaba una diversión y he encontrado una manera de ser.

Llegó la primavera

26 mayo 2008

Desde enero que siembro y trasplanto con infinito cuidado. Anotando tiempos y condiciones, mimando las plantitas a cada segundo, buscando la mejor manera en cada detalle. Pero los resultados no han sido siempre buenos, en realidad me he acostumbrado a conseguir más fracasos que éxitos.

Hasta que llegó la primavera.

Las semillas que sembré en el exterior hace tiempo y que ya daba por inútiles germinaron, ¡todas!. Las plantitas que en estos meses he cuidado entre algodones olvidaron los lamentos y, rebosantes de fuerza, no paran de crecer. Las tomateras más avanzadas se han llenado de flores.

Pasando (afortunadamente) de mi y de mis cavilaciones, la primavera ha llegado y ha arrasado. El resultado: una buena lección de humildad para quien escribe y un renacimiento del huerto increíblemente espectacular.

Lechugas

15 mayo 2008

Este año la cosecha de lechugas ha sido un éxito si la comparamos con la del año anterior, por lo menos he conseguido material para varias ensaladas.

Pero reconozco que no han salido tan sabrosas ni tan tiernas como las del super, son + oscuras, + amargas, + secas… Probé a atarlas, no mejoraron. Quizás es que esta especie es así, pero el caso es que no sé que especie sembré porque en el sobre dice “lechuga – variedad”.

Los datos que tengo hasta ahora es que, en mi balcón, las lechugas soportan mejor el frío que el calor y que les afectan mucho la falta de humedad y el exceso de temperatura. En la próxima cosecha investigaré sobre estas variables y probaré también con alguna especie conocida.

Para recolectar, en lugar de cortar de raíz, he ido segando a 3 cm del suelo, va muy bien, de esta manera las hojas vuelven a crecer y tienes varias cosechas de la misma planta. Comencé a sembrar a principios de diciembre y, desde finales de enero hasta ahora, he estado recolectando. Hace dos semanas comenzaron a espigar, ya cuadra, es cuando llegó el calorcito.

Sé que cuando espigan se vuelven amargas, así que por esta temporada se acabó recolectar. Ahora toca deleitarse con su nuevo aspecto, ¡que incluye unas flores preciosas!

Planté también en la zona de las tortugas, son acuáticas y en principio pasan de las verduras, pero les gusta mirarlas.

Trasplante

30 abril 2008

Siguiendo donde lo dejamos en el post anterior: cuando las plantitas están a punto de tocar la tapa del invernadero (5 cm de altura) y comienzan a gritar ¡sácame de aquí!, es hora de trasplantar.

Comencé trasplantando directamente al huerto, pero la mayoría morían. Observándolas entendí que eran bebes y que, después de mimarlas en el interior del invernadero durante varias semanas, lo que estaba haciendo era dejarlas de pronto en la inmensidad del huerto, a merced del sol y del viento. Un crimen, vamos.

Así que he ido haciendo pruebas. De momento la técnica que mejor me ha resultado es pasar por una etapa intermedia: pongo los bebes en el exterior pero en un rincón cálido e iluminado, resguardado, sin sol directo. El gran truco es mantener la humedad constante, y eso es + fácil si están en macetas. Las riego diariamente.

También he descubierto que las condiciones del trasplante del pote a la maceta son importantantes, mejor una tarde o anochecer fresco o, si es de día, que sea nublado y sin viento. Los pasos son los siguientes:

1. Regar bien antes de sacar la plantita del pote.

2. Darle la vuelta para que salga por si sola la tierra con la planta, con cautela.

3. Separar las distintas plantas, si las hay, teniendo especial cuidado con las raices. Evitar separar las raices de la tierra, no tocarlas ni dejarlas descubiertas durante más tiempo del necesario. Cuando hay varias plantas y están demasiado unidas no me arriesgo: no las separo, las trasplanto juntas y pasados unos días elimino las + débiles cortándolas con unas tijeras.

4. Agujerear la tierra y plantar, que las hojas no toquen el sustrato.
5. Regar en abundancia pero sin mojar las hojas.

Y así es como los bebes crecen y pasan su niñez protegidos en macetas. Cuando la planta llega a los aprox. 15 cm y ya está preparada para enfrentarse al mundo (¿fase de juventud?), puede ser transplantada a su lugar definitivo en el huerto.

Al elegir un lugar en el huerto, es importante tener en cuenta los vecinos, yo siempre consulto la tabla de compatibilidades. Y una vez elegido el lugar, el proceso de trasplante de la maceta al huerto es el mismo que del pote a la maceta.

Unos días después del trasplante, visito la planta en su nuevo hogar y le llevo un regalo: un poquito de compost.


Tema posteriormente actualizado aquí

Siembra

10 abril 2008

Esto de sembrar es adictivo, ¡no puedo parar! Y es que cada vez (por más veces que lo haga), siempre, siempre, me sorprende, ¡es mágico! Como he leído en alguna web: si alguien no cree en los milagros, que observe la germinación de una semilla.

Coloco una simple semilla en tierra y, en pocos días, ahí está: un nuevo ser que observa la vida curioso y atrevido, dispuesto a probar suerte… y que me saluda agradecido.

Después de muchas siembras compulsivas que acabaron en fracaso, conseguí ceñirme a un método más o menos establecido. Se acabó el “aquí te pillo aquí te mato”, lo de ir sembrando en cualquier recipiente y de cualquier manera todas las semillas que caían en mis manos no era muy profesional.

El método consiste en sembrar primero en el interior y después trasplantar al exterior, siguiendo siempre las mismas pautas y anotando las fechas, las especies, su origen… que si no es un caos.

Y, aunque sé que las semillas de mayor tamaño (judias, habas) podría sembrarlas directamente en el exterior, me resulta más cómodo utilizar el mismo método para todas las especies.

Lo que primero busqué fue un invernadero para desarrollar las plantas bebés en un ambiente controlado, en cuanto a temperatura y humedad, hasta su posterior trasplante a tierra firme en la huerta.

Después de varias pruebas dediqué a invernadero un recipiente de cristal (base 17 x 17 cm, alto 12 cm), con tapa hermética también de cristal y 5 potes pequeños (diámetro 5 cm, alto 6 cm) de plástico agujereados por debajo y numerados con rotulador indeleble.

El proceso es el siguiente:

1. filtro tierra con un colador
2. lleno los potes de tierra fina
3. siembro en uno de los potes las semillas elegidas (siempre previamente germinadas), normalmente de tres a cinco unidades
3. cubro con una capa de tierra, aprox medio centímetro
4. coloco el pote dentro del invernadero, riego y tapo

Se trata de dejar el invernadero tapado para que mantenga la humedad, en un lugar con luz y calor. Yo lo pongo junto a la ventana (no vale para germinar, pero sí para el plantel), sobre un cartón encima del radiador, le da el sol durante el dia y en noches frías encendemos la calefacción.

Cuando las plantitas están a punto de tocar la tapa (5 cm de altura) es hora de trasplantar.


Tema posteriormente actualizado aquí

Germinación (en la nevera)

18 marzo 2008

Aunque, a ratos, las temperaturas siguen siendo frías, los días van alargando progresivamente… y, al mismo ritmo, aumentando mi impaciencia

Lo confieso: desde el mes de enero que estoy sembrando y trasplantando. Era demasiado pronto, lo sé, pero al menos este ímpetu me dió margen para hacer pruebas (si los planteles no sobrevivían, me quedaba tiempo para sembrar de nuevo).

Comencé sembrando las semillas directamente en potecitos con tierra dentro de un recipiente de cristal. Lo ponía cerca de una ventana y controlaba temperatura y humedad (como curiosidad: temperatura y humedad son las condiciones que exigen la mayoría de hortalizas, pero hay especies que necesitan cosas como un período previo de frío, luz, humo…, al menos eso cuenta Daniel.

Este sistema no me convencía: en muchos casos, después de esperar hasta 30 días, seguía sin asomar la plantita de rigor y, encima, me quedaba sin saber si la causa del fracaso había sido una semilla defectuosa o las condiciones del entorno. Necesitaba saber antes si las semillas pensaban germinar y, si no lo hacía, saber porqué.

Por otro lado, me di cuenta de que la ventana no es el lugar más apropiado para la germinación: no ofrece una temperatura càlida y constante ni por casualidad (muy caliente en un día de sol y frío durante la noche).

Y así fue como me dediqué a pasear por casa buscando una fuente de calor suave (18 a 25 grados) y constante. La parte superior de la nevera cumplía todos los requisitos.

(Inciso: después, navegando por ahí he visto que hay otros métodos para conseguir calor en casa …)

Comencé a germinar en la nevera las semillas antes de sembrarlas: un éxito- En unos pocos días puedo saber si las semillas son viables y, además, puedo elegir para la siembra las que mejor pinta tienen.

He detectado que tenía un monton de semillas caducadas, cometí un error imperdonable, no tuve en cuenta que las semillas deben conservarse secas, en un lugar fresco y protegido de la luz. No volverá a pasar, ya están en una caja hermética en la nevera.

Aquí dejo, paso a paso, el proceso “germinación en la nevera”:

1. colocar unas cuantas semillas en una servilleta de papel
2. envolver haciendo un paquetito y anotar la fecha y especie
3. colocar todos los paquetitos en un trapo de cocina

llavors-drap.jpg

4. enrollar el trapo y regarlo (bien mojado pero que no gotee)
5. introducir el trapo enrollado y mojado en una bolsa de plástico
5. colocar la bolsa de plástico sobre la nevera
6. desenvolver a los 3, 4 ó 5 días, las semillas sanas ya muestran la vaina embrionaria, éstas son las semillas que quieren ser sembradas.

llavor-germinada.jpg


Tema posteriormente actualizado aquí

Mis guisantes y nuestros problemas – 2ª parte

5 marzo 2008

Roberto opinaba que el jabón hace una película impermeable que acaba por secar la planta. Sea o no ésta la causa, yo ya le he cogido manía al jabón porque creo que lo de la película tiene mucho sentido. No creo que vuelva a aplicarlo en mis preciosas plantas nunca más. Ya estoy buscando otras tácticas contra los pulgones, la primera que pienso probar es ésta:

Se machacan 75 grs. de ajo y se agregan a 10 lts. de agua Se utiliza a comienzos de la primavera, aplicándoselo 3 veces con un intervalo de 3 días, repitiendo la aplicación antes de la cosecha, sobre plantas y suelo sin diluir. Inhibe el desarrollo de enfermedades criptogámicas y es muy efectivo contra ácaros y pulgones.

Buru se decantaba por descartar como posibles causas el calor y el jabón y proponía una nueva hipótesis: pudrición en el tallo a la altura del suelo (botritis). Si ésta fuera la causa, la solución es fácil: menos agua.

Aqui dejo la foto del tallo a la altura del suelo, no se aprecia pudrición, al natural tampoco, aunque no sé si, de ser esta la causa, tendría que ser visible.

a-pesols-z-sec2.jpg

El caso es que he vuelto a sembrar de las mismas semillas, si funcionan bien quedará descartada la hipótesis del mal estado de las semillas y sólo quedarán como posibles causas el jabón y la pudrición. Y, por si las anteriores no funcionan bien, también he sembrado semillas de distinto origen.

Toca esperar. De momento os presento a la nueva generación, cargada de energía y de respuestas…

a-pesols-z-nova-gen.jpg

Mis guisantes y nuestros problemas

3 febrero 2008

El año pasado ya probé con este cultivo y fue un éxito. Este diciembre repetí con las mismas semillas (“guisante grano rugoso”, altura 60 cm, compradas en el garden).

Todo iba bien, crecieron sin problemas, sujetándose a los hilos que les había preparado (las guisanteras no tienen fuertes piernas pero sí fuertes manos con las que se agarran firmemente a cada paso).

pesols-fil.jpg

Llegaron las primeras flores, espectaculares. También llegaron unos pocos pulgones, que fueron bienvenidos (qué gracia, nunca había tenido estos visitantes, mi huerto tiene de todo…).

Pero los pulgones comenzaron a multiplicarse, esto ya no era una visita de cortesía, era una invasión:

pesols-pulgo.jpg

Busqué información para eliminarlos. Una solución era plantar ajos cerca, también podía probar con las mariquitas (las venden por internet), otra posibilidad era rociar con agua y jabón de potasa.

Rocié (sin sol y en poca cantidad) con lo tenía a mano: agua con lavavajillas. Los pulgones no se fueron y las plantas comenzaron a secarse, de abajo a arriba, hasta consumirse por completo. Tuve que arrancarlas.

No les tocaba secarse, no habían terminado su proceso (las vainas estaban a medias, de las 6 plantas sólo había cosechado 2 vainas). No sé que pasó, hay que investigar:

Estos son los datos:

Las guisanteras se secaron en dos semanas. No hemos tenido heladas ni cambios bruscos. He regado con la frecuencia suficiente. Como posibles causas, se me ocurren las siguientes:

– los pulgones y/o la ducha con jabón las debilitaron hasta matarlas,

– las semillas, que eran buenas el año pasado, este año estaban medio caducadas y tenían fuerza sólo para la mitad de proceso, ¿será eso posible?,

– en Barcelona estamos teniendo un invierno muy suave, quizá es una temperatura demasiado alta para los guisantes (aunque en la caja decía “sembrar en primavera”, eso significaría + calor todavía…) Estos son los datos registrados en una estación meteorológica cercana durante los últimos 30 días:

Temperaturas: media 12.4 °C / máxima 20.6 °C / mínima 5.3 °C
Humedad: media 69 % / máxima 93 % / mínima 24 %

Conclusión: no soy capaz de descatar ninguna de las posibles causas anteriores, tendré que investigarlas todas: pulgones, ducha con jabón, estado de las semillas y temperatura.

Comienzo con 2 variables: el cambio de semillas y de época de siembra. Ayer (febrero) sembré, por un lado, semillas de la misma caja de la última vez y, por otro, semillas de los guisantes que trajo mi suegra del pueblo.

Primavera en enero?

28 enero 2008

En el balcón las perennes callan, esperan en silencio y preparan sus brotes casi a escondidas. Hacen ver que duermen, no es tiempo de mostrarse, hay que recogerse…

Todas menos la nueva. Llegó en diciembre y no conoce las costumbres, quizás es eso. Se ha puesto a gritar, pavoneándose ante la impasible mirada de sus compañeras, se llama Pisardi.

prunus.jpg

Grandes cambios

16 enero 2008

Estas navidades he hecho grandes cambios en el huerto. Ha supuesto un esfuerzo importante (muchas horas de trabajo en un rincón de difícil acceso), suerte que tengo a J.

El nuevo huerto está en el mismo lugar de antes, lo que han variado son los recipientes: ya no hay 11, ahora son sólo 2, pero de volúmenes mucho mayores:

– Uno de 56 x 182 cm y 20 cm de alto, total 204 litros
– Otro de 56 x 39 cm y 90 cm de alto, total 197 litros

Antes:

huerto-antes.jpg

Después:

huerto-ahora-sin.jpg

He comenzado por transplantar todo lo que tenía en marcha (lechugas y guisantes). Y he dejado de decoración geranios a la izquierda y la buganvilla al fondo. Pero lo bueno viene ahora, toca planificar de cara a primavera, y ahora con conceptos nuevos como asociación de cultivos, rotación… ¡Y es que ahora tengo un huerto de verdad!, mi suegra le llama “el acre”.

huerto-ahora-con.jpg

Qué pasa si cambio las normas

17 diciembre 2007

Los calendarios marcan cuando toca sembrar, trasplantar, abonar, recolectar… está todo tabulado, cada zona tiene sus tiempos, conviene respetarlos si quieres que tu huerto tenga éxito. ¿Y que pasa si no acato las normas, si siembro antes o después?

Aunque imagino lo que pasaría, no puedo asegurarlo, me veo en la obligación de experimentar. Por esto siempre tengo en marcha algún cultivo fuera de temporada. Ahora tengo pimientos y tomates, bueno, hasta ayer, este fin de semana lo he arrancado todo, no podía soportar tanto sufrimiento. No voy a poner las fotos porque no son agradables.

La conclusión ha sido, una vez más, que el calendario tenía razón: ahora no tocan ni pimientos ni tomates. Las semillas germinaron, pero crecieron plantas deformes y raquíticas, siempre enfermas, que no dieron frutos.

Según el calendario ahora es época de guisantes, los míos están eufóricos. Y no veas como están las lechugas (tanto cavilar en verano y resultó que su problema era el calor).

pesols-i-enciams.jpg

Pimientos, de la siembra al fruto

28 octubre 2007

La pasada primavera me animé tanto sembrando tomateras que no me quedó espacio para los pimientos.

A mediados de septiembre conseguí un hueco y sembré directamente allí las semillas de pimiento. Sabía que era tarde, pero el otoño en Barcelona es muy suave, además, necesitaba experimentar como evolucionaban.

(Sí, ya lo sé, si lo hubiera previsto, podría haber sembrado tres semanas antes en semillero y hubiera ganado tiempo. Pero no se me ocurrió.)

Despuntaron a los 10 días, apretados y decididos.

pebrots-inici.jpg

Para que tuvieran espacio suficiente para desarrollarse, eliminé unos cuantos (tranquilos, no los asesiné, los trasplanté en tiestos para amigos y familiares). A los 40 días de la siembra, llegaron las primeras flores.

pebrots-flor.jpg

Hoy, a los 50 días de la siembra, las flores han decidido iniciar su transformación. Me maravilla tanto este proceso…

pero, ¡oh! ¡Sorpresa! No son pimientos, son guindillas, ¡equivoqué las semillas!

pebrots-guindilla.jpg

Rabanitos

26 octubre 2007

A finales de agosto mi madre trajo semillas y sembré directamente en el tiesto, sin semillero previo y sin abonos. Era mi primera vez con rabanitos. La germinación fue espectacular, a los 10 días tenían 2 dedos de altura y aspecto de llegar para comerse el mundo.

rabanito-10-dias.jpg

A las 4 semanas de la siembra seguían teniendo buen aspecto y, según los expertos (infojardin, infoagro), las raíces ya debían estar engordando. Desde la superficie no se veía nada así que arranqué una platita. Nada de nada.

rabanito-4-semanas.jpg

Aclararé un poco la zona dejando espacios de 2 cm entre ellas. A las 6 semanas, arranqué otra plantita, la raíz había engordado y tenía 2 cm de largo.

rabanito-6-semanas.jpg

Hoy, a las 9 semanas, he arrancado más grande. La raíz tenía 5 cm de largo. Creo que ya están para cosecharlas, pero dejaré unas cuantas plantas, quiero ver su evolución, a ver hasta donde llega y como son sus flores…

rabanito-final-post.jpg

Tomates – final del proceso

7 septiembre 2007

Todavía quedan tomates por recoger, hay incluso algunas flores que posiblemente se convertirán en fruto; pero las tomateras se van secando, cada vez son menos. Con el mes de septiembre han iniciado su inevitable declive y esto significa que llegó el momento de hacer recuento:

– 35 tomateras en 11 recipientes
– 20 tomateras han dado frutos
– 124 tomates recolectados hasta hoy

Mis conclusiones:

– Las semillas de los tomates que compro en el super (que son tomates procedentes de semillas hibridas) germinan y se convierten en plantas, pero no todas estas plantas consiguen producir tomates, en mi caso han dado fruto 20 de 35 (un 57%).

– No tengo datos contrastables pero, según los expertos, las plantas obtenidas con este tipo de semillas (hijas de híbridas) son más débiles y de menor producción que las obtenidas de semillas o de plantel comprados en el garden.

– A mayor volumen del recipiente, mayor y más productiva es la tomatera. Esta conclusión es importante para aquellos que aspiren a que la cosecha de su balcón les permita prepararse una ensalada diaria.

– Tengo otra conclusión para los que quieran cultivar en recipientes realmente reducidos (no lo he probado en menos de 25 litros) sin importarles las cantidades obtenidas: es posible y los tomates obtenidos son vistosos y sabrosos.

– La tierra necesita alimento, hay que abonarla, esto lo aprendí gracias a los problemas de plagas y demás ocurridos en junio.

Mis propósitos (en lo que a tomates se refiere) para la próxima temporada:

– En cuanto a semillas trabajaré en dos direcciones: sembraré las de los mejores tomates que ha producido mi huerta este año y, además, probaré también con las semillas del garden.

– Antes de sembrar cambiaré toda la tierra por tierra nueva y la abonaré. La tierra vieja no está enferma, sólo está cansada, irá al compost.

Quedan ahora mismo unos 30 tomates que todavía no están maduros. Sé que muchos de ellos no prosperarán porque están ahí desde hace demasiado tiempo, las plantas se fueron secando y han quedado los frutos colgando a medio hacer (¿será también culpa de las semillas?)

tomaquets-imma-g.jpg

Fresas

3 septiembre 2007

No las había cultivado nunca y les tenía ganas. Son el tipo de plantación aparentemente óptimo para mi balcón: mata pequeña y frutos vistosos (y gustosos).

Fiel a mis premisas, lo intenté con las semillas de las fresas que llegaron a mi cocina. Probé arrancando las semillas una a una, también pelando las fresas (las semillas quedaban en la piel), probé incluso sembrando el fruto entero. Probé esas tres opciones en las dos variedades: secando las semillas antes de sembrarlas y sin secarlas. Nunca germinó nada.

En primavera mi hermana me trajo cinco plantas de fresas (¿freseras?) ya montadas en una jardinera. Las puse en un rincón del balcón y las fui regando con regularidad.

fresas-test.jpg

Estuve haciendo pruebas, parece que les gustó que las trasladara a un rincón más soleado y que les tapara la tierra con un trapo para mantener la humedad. Pero nunca estuvieron muy contentas, supongo que las pobres tuvieron que sufrir mi inexperiencia con resignación.

Y, a pesar de todo, a finales de junio me regalaron la primera flor. Preciosa.

fresas-flor.jpg

Han pasado dos meses. He ido buscando información. He descubierto, por ejemplo, que en inglés las fresas se llaman strawberry (berry de paja) por la paja que se les suele poner para mantener la humedad (gracias isshou). Pero, aparte de las anécdotas, reconozco que no he progresado mucho en cuanto al cuidado de esta planta. Las matas han ido muriendo (las hojas se oscurecían, las puntas parecían como quemadas), quedan sólo dos. En este tiempo hemos recolectado seis fresas en total, y dos que están llegando:

fresas-fruit.jpg

Solarización (en el balcón)

2 julio 2007

Esta semana me voy de vacaciones, un mes. Dejo todas las macetas alimentadas por el riego automático y, al cuidado de mi madre, el semillero.

Aprovechando que no voy a salir al balcón durante todo este tiempo, dejaré la compostera justo en medio del paso, que es la zona de más sol. Antes cavaré bien la tierra, la regaré generosamente, y la cubriré con un plástico transparente (film).

Es un método para eliminar patógenos de la tierra mediante altas temperatura, solarización le llaman. Evidentemente la bibliografía consultada no contempla este proceso en balcones, creo que la mía será una prueba piloto.

Y es que últimamente, con tanta araña roja, tengo la sensación de que tengo el compost “contaminado”. No sé si con esto conseguiré algo, tampoco tendré manera de saberlo. Pero parece que, como no puede haber efectos negativos, todo serán ventajas.

Espero encontrarme todos los tomates maduros al volver…

tomaquets-vacances.jpg

Pimientos. Extraer y conservar las semillas.

18 junio 2007

El otro día hablé del origen de mis semillas de tomate, hoy le toca al turno a las semillas de pimiento.

Cada vez que troceo un pimiento en la cocina me queda, supongo que como a todo el mundo, a un lado los trozos de pimiento y, al otro, el volcán de semillas.

pebrots-volca-cru.jpg

Los trozos de pimiento los incorporo al guiso, sin mirarlos. Queda entonces el volcán, rebosante de semillas, mirándome burlón, “¿a que no eres capaz de despreciarme?”. Tengo más semillas de pimiento de las que podré sembrar en toda una vida, pero sigo guardando todas las que me encuentro por el camino.

He comprobado que, a diferencia de las semillas de tomate, las de pimiento primero hay que secarlas antes de sembrarlas, si no, se pudren bajo tierra. Es por eso que guardo el volcán en un rincón ventilado y discreto, con el tiempo va encogiendo y perdiendo humedad hasta quedar listo para su almacenaje.

pebrots-volca-sec.jpg

Todas las semillas de pimiento rojo que he recolectado en mi cocina han germinado y han dado buenos frutos (entre uno y tres por planta). Una vez experimenté con semillas de pimiento amarillo (lo compré expresamente del super), no germinaron. Mi intención es ir probando con todas las variedades.

Alguien me dijo que los todos los pimientos verdes lo son porque se recolectaron antes de que les diera tiempo a cambiar de color. Yo sólo he experimentado con pimientos rojos y doy fe de que éstos primero son verdes, después pasan al color violeta y finalmente al rojo.

Tomateras. Plagas.

14 junio 2007

Hay problemas. Las ramas de las tomateras amarillean cada vez + rápidamente. Al principio me pareció la evolución normal porque son siempre las de más abajo, así que iba cortando y listos. Pero ahora el proceso se ha acelerado y, de tanto cortar, las matas comienzan a verse muy peladas por su parte inferior.

No sé a que se debe. He buscado por la red, en los foros, y no encuentro nada. Las hojas no se retuercen, no hay puntos negros. Simplemente cambian de color, pasan del verde al amarillo, después al ocre, van perdiendo fuerza y se reducen hasta convertirse en un colgajo seco. Quizás tiene que ver con la composición de la tierra, o con el calor, o quizás ésta es la evolución normal, no sé, la buena noticia es que a los tomates parece no afectarles, siguen creciendo a buen ritmo.

tomaquets-plaga-groga.jpg

Pero es que además se ha instalado una plaga en el balcón. Casi todas las plantas tienen diminutos puntitos blancos en las hojas. En la tomatera más afectada he visto unas telarañas minúsculas en el envés y en la base de las hojas.

tomaquets-plaga-arana.jpg

Creo que es araña roja. He cortado las ramas + dañadas (éstas no hay ido a la compostera, que me la contaminarían) y he comenzado a pulverizar las hojas con agua, aunque no tengo claro que este remedio sea correcto en el caso de las tomateras, tenía entendido que no les gusta que les mojen las hojas. Descartado evidentemente, gracias Daniel, cualquier tipo de control químico).

Hay otros tratamientos, pero creo que de momento no haré nada +. Supongo que las hojas afectadas no se recuperarán, pero espero que no vaya a +. Mi esperanza es que los tomates maduren antes de que la plaga pueda afectarles.

Tomateras, análisis a mitad del proceso

10 junio 2007

Como ya comenté, en febrero sembré las semillas de los tomates interesantes que habían pasado por mi plato, un poco de todo: cherry, alargado, redondo…

Casi todas las semillas germinaron. Fui eliminando las más débiles hasta dejar 3 matas por recipiente. A dia de hoy, cuando los tomates más avanzados están a punto de enrojecer, el recuento (gracias a I. por su inestimable ayuda) es el siguiente:

32 tomateras
61 flores sanas (con posibilidades de fecundación)
137 tomates

Destacan los siguientes datos:

6 tomateras han optado por no echar flores
24 tomateras tienen menos de 10 flores o tomates

El recipiente de mayor volumen (350 litros) ha producido matas más productivas, ¡pero no todas están allí!, hay plantas con el mismo nivel de productividad en las jardineras más pequeñas (9 litros). Mi primera conclusión es que el cultivo en un recipiente de mayor volumen ofrece + posibilidades de éxito que en uno menor. Mi segunda conclusión, y para mi infinitamente + útil, es que, aun siendo + difícil, el cultivo en un recipiente menor ¡es posible!.

A destacar las 4 tomateras provistas de más de 15 tomates. Todas ellas tienen tallos gordos y hojas muy verdes. Son las elegidas, ellas me proveerán de buenas semillas para la próxima cosecha.

Lechugas, mi asignatura pendiente

6 junio 2007

Las lechugas que llegan a mi cocina no incorporan semillas, por eso tardé tanto en experimentar con ellas, pero al fin me rendí a la curiosidad y compré un sobre de semillas en el Carrefour.

Algunas semillas germinaron, muchas no, las que lo conseguían sucumbían irremediablemente antes de alcanzar los dos dedos de altura.

Probé en diferentes épocas, en diferentes recipientes y en diferentes zonas, las que no morían justo al germinar, acababan por secarse. Sólo dos llegaron a parecer lechugas, una me la comí, estaba comestible (aunque no puedo decir mucho más a su favor), la otra, supongo que al ver la suerte de su compañera, decidió espigarse de pronto.

Me enteré, que no sabía, que las lechugas cuando espigan se vuelven amargas, así que la lechuga superviviente se salió con la suya y no acabó en la ensalada. Tampoco la arranqué, tenía curiosidad por ver como evolucionaba.

Las hojas exteriores se secaron, las interiores crecieron en altura y del centro salió rápidamente una vara. En la punta de la vara aparecieron unos brotes, cada día me los miraba, parecían no evolucionar.

enciam-brote.jpg

Una mañana hice la revisión más temprano de lo habitual y descubrí que aquellos brotes eran flores y deducí que se cerraban durante el día, por eso nunca las había visto antes.

enciams-flor.jpg

Me quedé con las ganas de seguir experimentando con lechugas, sobre todo cuando descubrí que era posible tener cosecha escalonada durante casi todo el año (haciendo semilleros cada 15 días, a ser posible en cuarto menguante).

Actualmente sigo con las pruebas. La primera variación ha consistido en cambiar las semillas por plantones. También he modificado las condiciones de la plantación, esta vez las he puesto bajo las tomateras para que estén a la sombra y, además, los primeros días les coloqué una tela traslúcida (tipo velo de novia) para protegerlas un poco más (ventajas del huerto en el balcón, no tengo problemas con los conejos o las ardillas).

También he aumentado la dosis de agua, no tanto en cantidad como en frecuencia.

Van creciendo pero poco, están escuálidas, las hojas exteriores empiezan a secarse. No se exactamente como tienen que evolucionar pero creo que no van bien. Sigo buscando las causas, quizás es la temperatura, en infoagro he leído que requiere temperaturas entre 14-18ºC por el día y 5-8ºC por la noche, ahora mismo en Barcelona estamos 23 ºC, mis lechugas lo que tienen es calor.

También tengo entendido que la tierra de alrededor de las lechugas se tapa con paja, ¿por qué?

enciam-planton.jpg

Compost, ¿o no?

31 mayo 2007

No creo que lo que hago en mi balcón pueda llamarse “compostar”, por lo que he ido viendo en la red, no se trata de ninguno de los procesos de compostaje existentes. Lo que yo hago es únicamente enriquecer “sustrato universal” con restos vegetales procedentes de mi balcón y de mi cocina.

Llegué a este proceso buscando cubrir una serie de necesidades, en este orden de prioridad:

– Facilitarme la limpieza de las plantas del balcón consiguiendo que todos los desechos (hojas secas, matas eliminadas, etc) fueran directamente de la planta a la compostera sin salir del balcón y, sobre todo, sin darme trabajo.

– Disponer de abono natural para ser fiel a mi propósito de no utilizar fertilizantes químicos.

– Reducir en lo posible la cantidad de residuos que genero: para mi supondría una reducción del espacio, trabajo y tiempo dedicados y, para el mundo exterior, un menor gasto de recursos al gestionar mi basura.

Otros condicionantes a tener en cuenta fueron:

– El proceso necesita de una buena mezcla de vez en cuando, tenía que estar situado en una zona donde sea fácil realizar esta operación y de limpiar en el caso (más que probable) que cayera tierra en los alrededores.

– Que no ocupara el menor lugar posible y que se viera poco, no lo considero un objeto de decoración.

La solución adoptada fue un recipiente de plástico (40×80 cm de superficie y 60 cm de altura), sin tapa y con ruedas, con 40 cm de “sustrato universal” (en la foto se puede comprobar que ahora tengo demasiado poca), situado bajo las macetas de la zona de huerto. Le incorporé una cuerda para poderlo sacar más cómodamente y una boca del riego automático.

compostera.jpg

El proceso es el siguiente:

Voy echando los restos orgánicos (procedentes del balcón y de la cocina) al recipiente y después, con la pala, lo troceo y tapo con un dedo de tierra. Voy jugando con el espacio, cada día lleno un hueco y al taparlo creo otro hueco, y así voy moviéndome por toda la superficie.

El truco está en la cantidad de materia orgánica que añada de golpe, si es demasiada o no está bien troceada, le costará más descomponerse y entonces vendrán las mosquetas, a las que después les cuesta mucho desaparecer. No podría decir cual es la cantidad óptima, es cuestión de práctica, cuando veo que no se descompone dejo de alimentar durante unos días y listo. La descomposición suele ser completa al cabo de máximo un mes, ya digo que depende de la cantidad y del tamaño de los trozos, también he observado que la velocidad de descomposición aumenta con el calor.

La boca del riego automático añade la humedad necesaria al proceso, es poca cantidad por lo que nunca ha llegado a encharcarse, más bien he tenido que regar manualmente al verlo demasiado seco.

Una vez por semana remuevo el conjunto con la pala, para airear.

Utilización del compost

Cada vez que necesito tierra para mis diversos planteles, la cojo de la compostera. Y viceversa, cuando me sobra es allí donde va a parar. Una vez al año, en invierno, me gusta renovar la tierra de todas las macetas con la tierra oscura y aireada de la compostera, la tierra de los tiestos, gastada y apelmazada, va a parar a la compostera para iniciar de nuevo el ciclo.

Tomates. Fecundación.

23 mayo 2007

Van apareciendo tomates entre las hojas. Esta mañana he contado 23 en total.

Supongo que, para favorecer la continuidad de la floración, debería cortar las flores que se vayan marchitando, pero es que todavía no sé distinguir entre las flores que tienen posibilidades convertirse en fruto y las que no, con lo cual no corto ninguna por si acaso. Espero aprenderlo pronto.

Son muchas las flores se han marchitado sin dar fruto, es una pena, tanto esfuerzo para nada. He estado dándole vueltas, sólo se me ocurren dos posibles causas:

1. las semillas que utilicé no saben hacer + (eran híbridas),
2. falta de insectos polinizadores (en un piso 14 en medio de la ciudad suele haber pocos).

Si es por las semillas, para estas tomateras ya no hay solución. Tomo nota para el año que viene: utilizar semillas biológicas, lo que supondrá cambiar mis premisas (su origen no podrá ser mi cocina).

Por si acaso fuera por la falta de insectos, que no creo porque alguno hay, casi diariamente he ido acariciando las flores con un pincel, y últimamente con el dedo, para que se polinicen.

tomaquets-flores-marchitas-junto-ok-y-tomate.jpg

Tomates. Siembra.

17 mayo 2007

Los expertos aconsejan germinar las semillas de tomate en semillero y trasplantar al lugar definitivo cuando los plantones tienen unos 15 cm de altura.

Hasta hora yo he sembrado siempre directamente en el lugar definitivo y nunca he tenido problemas, supongo que porque, al tratarse de un balcón, los brotes quedan protegidos de vientos, lluvias y demás.

Pero no descarto lo del semillero, ganaría un mes o más de disponibilidad de las macetas del balcón, es una opción a valorar.

Este año sembré directamente, a finales de febrero. En mi archivo de semillas tenía muchas variedades para elegir: cherry, alargado, redondo… todas tenían en común que provenían de mi ensalada y que eran variedades pequeñas. Escogí un poco de todo.

El método de siembra fue fácil: un papel por maceta cubierto con 1 cm de tierra.

tomaquets-terra.jpg

Antes de dos semanas aparecieron los visitantes del subsuelo, tímidos pero decididos.

tomaquets-brote.jpg

Los brotes competían apretujados, pero yo sólo permitía tres plantas por maceta así que fui arrancando hasta dejar sólo a los elegidos. Mis criterios de selección eran dos: los troncos + gruesos y lo + alejados posible los unos de los otros.

Lo de tres plantas por maceta es nuevo de este año, el año pasado puse una tomatera por maceta y me pareció que la maceta hubiera podido con +.

Cuando las plantas me lo pidieron las fui atando, cuando eran jóvenes (máx. 20 cm) les bastó un palillo del japo a modo de guía, de adultas sustituí los palillos por cañas finas.

tomaquets-palo.jpg

El resultado es que ahora mismo tengo unas 30 tomateras de entre 30 y 60 cm.

Y ayer vi el primer tomate. Tiene 1 cm de diámetro. Espectacular.

tomaquets-primero.jpg

Tomates. Extraer y conservar las semillas.

14 mayo 2007

Para conseguir tomateras viables se pueden comprar semillas o, mejor aún, los plantones en centros de jardinería o incluso por internet , aunque evidentemente esta segunda opción no es aceptable según mis premisas.

Lo que yo hago es agenciarme de las semillas de los tomates interesantes (especies pequeñas y gustosas) que me voy encontrando por el camino (normalmente en la ensalada que me estoy comiendo).

He probado varios procedimientos, el mejor es sacarles las semillas con el dedo y untar una servilleta de papel (mejor si es porosa) con el preciado botín.

El resultado es el siguiente:

tomaquets-llavors-1.jpg

Normalmente además anoto en una esquina de la servilleta que característica me atrajo del tomate en cuestión.

Si quisiera plantar inmediatamente ya podría (lo he probado y funciona), pero lo habitual es que no sea la época adecuada, así que tengo un método para guardar las semillas de una manera fáci, limpia y ordenada hasta que quiera germinarlas.

Pongo la servilleta a secar, mínimo dos dias, en algún lugar ventilado y discreto, y cuando está bien seca separo la lámina con semillas y la recorto. Queda así:

tomaquets-llavors-2.jpg

Guisantes

17 abril 2007

Mi primera experiencia con guisantes es muy reciente, de este mismo año, y la considero un éxito.

Hice una primera prueba plantando guisantes del super, no salieron. Probé después con guisantes congelados (quien sabe, quizás funciona…) y tampoco. Así que no tuve + remedio que saltarme mis normas y comprar semillas en un garden.

Planté unas seis, salieron todas y, como el espacio disponible es muy limitado, dejé tres.

a-pesols-petit.jpg

Las plantitas crecieron rápidamente. Para sujetarlas fui atando las lianas a las ramas de la buganvilla con la que compartieron maceta. Cuando alcanzaron los 40 cm salió la primera flor, preciosa.

a-pesols-flor.jpg

Y en cuestión de pocos días asistí en directo al milagro de la metamorfosis.

a-pesols-transf-4.jpg

Ca y yo fuimos controlando y, cuando una vaina engordaba, procedíamos a abrirla con todos los honores. Los guisantes eran un tesoro escondido, tiernos, dulces.

a-pesols-fruit.jpg

El porqué y mis premisas

16 abril 2007

Desde que me dio por germinar semillas de tomate no he podido dejar de investigar con el huerto, cada vez +, y cada vez + apasionadamente. He ido haciendo pruebas en función de la época, las semillas que me iban llegando, el espacio disponible, las ganas…

Y una cosa me ha llevado a la otra y por el camino he aprendido a ser consciente del paso de las estaciones y de los ciclos de la vida que me rodea. Cultivar enseña la disciplina de los cambios pequeños y a la vez constantes. Con las plantas nada ocurre de pronto, todo es paulatino, minúsculo, imperceptible. Es necesario revestirse de paciencia y constancia.

Y, además, he comido tomates, pimientos, guisantes y lechuga cultivados en mi huerto.

La única premisa que me he impuesto es no utilizar plantones, me gusta ver como son las semillas y verlas germinar, es una parte del proceso importante que no estoy dispuesta perderme. Y, si es posible, prefiero que las semillas procedan de un fruto que he visto y he probado, porque si he visto y probado el padre puedo prever como será el hijo.

premisa.jpg

Soy consciente de que utilizar sólo semillas procedentes de mi cocina supone una limitación importante, dado que es + que probable que las hortalizas de mi cocina provengan de semillas híbridas, con lo cual es también + que probable que las plantas que yo consiga, si es que prosperan, no hagan frutos tan bonitos como los de sus padres.

Soy consciente de todo eso, y aunque hasta el momento para disfrutar de mis experimentos no he necesitado más materia prima que la ensalada del dia, me estoy interesando cada vez + por algo llamado agricultura biológica, y no descarto ampliar mis investigaciones añadiendo como nueva variable el origen de las semillas.

Los inicios del huerto. La influencia de los brotes de soja.

13 abril 2007

Hace dos años me aficioné a comer brotes de soja y me interesó como conseguirlos frescos de la manera + fácil y barata posible.

La solución que encontré fue germinarlos yo misma, en la red localicé distintos procedimientos y fui probando. Al final simplifiqué el proceso de la siguiente manera:

– colocar las semillas de soja en un plato con una lámina de agua (a las semillas les gusta mojarse los pies, no nadar),
– colocar un cubierto lo bastante largo de punta a punta del plato y, encima, un paño limpio tapando todo el invento.

El único trabajo consiste en mantener la lámina de agua. A los pocos días, cuando los brotes están apetecibles, lavar y listos para comer.

Yo nunca me había fijado en que los tomates (ni nada) tuvieran semillas, pero supongo que fue mi subconsciente quien asoció ideas, y el caso es que un día me dio por preguntarme si las semillas del tomate que me estaba comiendo serian capaces de germinar igual que lo hacía la soja.

Aquel tomate era del super, de aquellos que tienen buen aspecto y gusto a nada, así que yo hubiera apostado a que no, que aquellas semillas no sabían hacer nada. Pero lo probé y germinaron.

Tuve curiosidad por ver hasta donde eran capaces de llegar aquellos brotes, así que los planté en el balcón y me dediqué a regarlos y a observarlos.

tomaquera-inicis.jpg

Mi balcón

11 abril 2007

Mi balcón se encuentra localizado en una planta 14, en el centro de la ciudad de Barcelona (España). Tiene 4,5 m2. Está orientado al oeste. Cerca no hay edificios más altos que puedan limitar la luz del sol.

He establecido como huerto la zona derecha del balcón, que tiene 1,5 m2. La prefiero porque puedo acceder directamente desde la ventada de la habitación (lo cual se agradece especialmente en días de clima poco confortable). Además, mi butaca preferida tiene unas estupendas vistas a esta zona; me encanta observar mis criaturas, cómodamente sentada, a través de la ventana.

Dispongo de un total de 11 recipientes, a todos accedo sin dificultad y a todos les llega el riego automático:

1 macetero de plástico de 350 litros
6 macetas de barro de 25 litros
3 jardineras de plástico de 9 litros
1 bolsa de plástico flexible de 38 litros

Paulatinamente he ido cambiando las plantas sólo ornamentales por plantas que, además, son comestibles. Aunque he dejado algunos geranios para dan color al huerto.

Les margaritas de la foto, por ejemplo, ya no están, ahora tengo lechugas.

gral_con_margaritas.jpg


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 44 seguidores