El porqué y mis premisas

Desde que me dio por germinar semillas de tomate no he podido dejar de investigar con el huerto, cada vez +, y cada vez + apasionadamente. He ido haciendo pruebas en función de la época, las semillas que me iban llegando, el espacio disponible, las ganas…

Y una cosa me ha llevado a la otra y por el camino he aprendido a ser consciente del paso de las estaciones y de los ciclos de la vida que me rodea. Cultivar enseña la disciplina de los cambios pequeños y a la vez constantes. Con las plantas nada ocurre de pronto, todo es paulatino, minúsculo, imperceptible. Es necesario revestirse de paciencia y constancia.

Y, además, he comido tomates, pimientos, guisantes y lechuga cultivados en mi huerto.

La única premisa que me he impuesto es no utilizar plantones, me gusta ver como son las semillas y verlas germinar, es una parte del proceso importante que no estoy dispuesta perderme. Y, si es posible, prefiero que las semillas procedan de un fruto que he visto y he probado, porque si he visto y probado el padre puedo prever como será el hijo.

premisa.jpg

Soy consciente de que utilizar sólo semillas procedentes de mi cocina supone una limitación importante, dado que es + que probable que las hortalizas de mi cocina provengan de semillas híbridas, con lo cual es también + que probable que las plantas que yo consiga, si es que prosperan, no hagan frutos tan bonitos como los de sus padres.

Soy consciente de todo eso, y aunque hasta el momento para disfrutar de mis experimentos no he necesitado más materia prima que la ensalada del dia, me estoy interesando cada vez + por algo llamado agricultura biológica, y no descarto ampliar mis investigaciones añadiendo como nueva variable el origen de las semillas.

4 comentarios to “El porqué y mis premisas”

  1. isshou Says:

    Que blog más mono tienes,

    Vengo de familia de agricultores, y te contaré un poco sobre lo que recuerdo de niño.

    El mundo de las semillas es un mundo muy grande. La mayoría de los tomates que puedes encontrar en un supermercado son de semillas alteradas geneticamente. Se pretende que el tomate no sea atacado por plagas, que crezca mucho, que tenga un aspecto de foto y que no se estropeé con el paso del tiempo. Y como todo eso vale mucho dinero también están “tocadas” para que la semilla “pierda fuerza” o se degenere. De tal forma que los hijos nunca serán como los padres. El gran negocio es vender las semillas. Tan solo tienes que buscar en google, -semillas pioneer- naturalmente, son americanos.

    No obstante, puedes conseguir semillas “buenas” de las de antes, los tomates son más sabrosos, tienen mejor aroma, y su color es de un rojo intenso. Peeeero, no duran tanto tiempo fuera de la nevera y son más sensibles a las plagas.

    En cuanto a los semilleros, es una cuestión de índole práctica, como todo en la vida, no todos los proyectos llegan a buen fin. De la misma forma no todas las semillas germinan, y de las que lo hacen no todas lo hacen con la misma fuerza. Así mismo, durante el periodo de germinación las atenciones y cuidados son mayores, es decir, se requiere un mayor nivel de humedad y mayor protección de las condiciones extremas. Todo eso se logra con el semillero, al estar todas juntitas, es más fácil y cómodo tener unas condiciones optimas para todas las semillas, una vez germinadas, tan solo te quedarás con los plantones más fuertes, de esta forma tu misma contribuyes a una selección natural y año tras año, vas mejorando tu semilla. Cuando yo era niño, mis abuelos guardaban su semillas como oro en paño.

    Alguna otra cosa he visto que te quería comentar, pero no la recuerdo. Te la comentaré cuando vea el post en cuestión.

  2. luis Says:

    el ciclo de las semillas es de vital importancia. Desde el punto de vista global es importante ser conscientes de la manía de las empresas (ref: monsantos) quiere romper ese ciclo para poder vender las semillas cada año, con la excusa que son mas resistentes y seguras (eso cada día que pasa se demuestra justo todo lo contrario). Despues de 30 años de destrucción y abandono, cuando no prohibición de la cultura orgánica a sido muy fácil meter este bulo entre sobre todo aquellos que mueven el dinero grande y las políticas agrarias mundiales.
    Por poner un ejemplo, en la india les ofrecieron semiilas gratuitamente (para salvarlos, ya saben…) y cuando, al año siguiente, descubrieron que las semillas guardadas eran estériles, le prendieron fuego a todas las cosechas: Eso es ir en contra del ciclo de la vida (y de la muerte). Las plantas se reencarnan en cada cosecha, y asi las personas y el mundo. Los técnicos aludiran “cuestiones culturales” en sus estudios de mercado.

    Las semillas aquí se llevan de la costa al monte y del monte a la costa. Es costumbre ancestral y mejora las cosechas. Sí a la selección genética, pero no a los locos que creen poder vender la vida año tras año.

    (disculpa la divergencia del tema. Es un asunto que me inquieta desde hace años)

    hay que plantar semillas variadas, preferiblemente de las que tenía tu abuelo (son las buenas jeje!) y seguir atento a lo que sucede.
    saludos

  3. Fresas « Huerto en un balcón de Barcelona Says:

    […] a mis premisas, lo intenté con las semillas de las fresas que llegaron a mi cocina. Probé arrancando las […]

  4. Manuel Melchor Tresandi Vazquez Says:

    Cuanto tiempo es necesario,para que se sequen las semillas de los pimientos,para poder plantarlas.Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: