Archive for the ‘lechugas’ Category

Recolección de lechugas

15 enero 2010

Feliz año a todo el mundo.

El frío ha llegado por fin. Voy a arrancar los pimientos y las berenjenas que quedan, ya no llegarán + lejos.

Quedarán una espinaca, algunos canónigos y muchas, muchas lechugas. Tengo que contarlas, por lo menos hay un par de decenas.

La recolección de las lechugas (y de las espinacas) puede hacerse de tres maneras: la planta entera, sólo unas hojas, o cortando a ras a unos cm del suelo. El sistema elegido depende del grado de madurez de la planta, de la especie en cuestión, de las preferencias y del estado de ánimo del recolector, del tipo de ensalada que se esté preparando…

El sistema que yo suelo emplear es el de cortar a 2 ó 3 dedos de la tierra, así me llevo toda la parte comestible y me aseguro que vuelva a rebrotar. De esta manera tarda menos en haber otra nueva lechuga disponible que sacando la planta entera (y trasplantando una nueva en su lugar, claro). El sistema de ir sacando hojas no me gusta porque las hojas de fuera, que son las que se recolectan, son las menos tiernas, acabo poniendo en el plato las hojas + feas y dejando las+ apetecibles en la planta.

Además, este sistema de cortar a ras es el que me resulta mejor en la especie ahora tengo: Orella de ruc. Las lechugas de este año son hijas del ejemplar que I. trajo del cole el año pasado. De las que he probado ésta es la especie que más me gusta, porque crece rápido y sin plagas, no es amarga y, al tener una forma alargada, ocupa poca superficie y esto es muy importante, como decía Yolanda, en huertos mini como los nuestros, donde cada centímetro cuenta.

Los números cantan: tres ejemplares de “orella de ruc” (a la izquierda) ocupan un tercio de la superficie que tres ejemplares de otras variedades más anchas.

Hoy trasplantamos

7 diciembre 2009

C. rellena los potes de tierra. Yo coloco la lechuga. I. le pone tierra alrededor… con mucho cuidado que son bebés …

.

.

Otoño

28 noviembre 2009

Comparten espacio los últimos pimientos, las primeras lechugas cosechables y los geranios, siempre presentes.

Dedicado a Yolanda, que me preguntaba ayer por el huerto…

.

Lechugas

1 noviembre 2009

1 semana

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 1 semana

4 semanas

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 4 semanas

delante 6 semanas, al fondo a la izquierda 10 semanas

Huerto en un balcón de Barcelona. Lechugas 10 semanas

Lechugas y similares – TRASPLANTE

14 octubre 2009

Ahora es lechuga pero, en todas las hortalizas que no siembro directamente, el proceso de trasplante es el mismo:

1. Adecento el lugar elegido en el huerto: quito restos de hierbas o de cultivos anteriores, remuevo la tierra, añado compost, riego bien y hago agujeros con el dedo donde quiero colocar un nuevo vecino.

2. Riego bien la maceta de plantel (sembrado semanas antes con el procedimiento habitual). Cuando la tierra está bien empapada, giro el tiesto y dejo caer su contenido con cuidado en mi mano. Llevo la/s plantita/s inmediatamente a su agujero, procurando no tocar raíces ni dejarlas descubiertas durante más tiempo del necesario. Cuando hay varias plantas y están demasiado unidas, no me arriesgo, las trasplanto juntas y pasados unos días elimino las + débiles cortándolas con unas tijeras.

3. Una vez colocada cada plantita en su agujero, presiono la tierra a su alrededor, con mucho mimo. Riego y mantengo la planta tapada con un envase plástico transparente durante unos días (sí, cutre, pero eficaz, una botella de coca-cola es un invernadero portátil y muy manejable), para que no le falte humedad hasta que disponga de buenas raíces. Veo que se ha adaptado si se mantiene erguida, o incluso quizás ha crecido, y entonces le quito el invernadero de encima.

En el caso de las lechugas, cada vez que trasplanto, siembro nuevo plantel, y así pronto tendré el huerto lleno de ejemplares de diferentes edades. Espero que a partir de la primera cosecha esto sea un no parar de recolectar hasta primavera…

Lo que está claro es que tanto las lechugas y como sus vecinos en esta época (espinacas, canónigos, rúcula…) exigen agua. Esta importante revelación se la debo a mis fracasos y a este video:

Lechugas, espinacas, canónigos y demás familia – SIEMBRA

1 octubre 2009

Son de las especies + productivas del huerto en el balcón, dado que la planta entera es comestible. Sé que en cuanto les pille el truco será fantástico y tendré la ensalada siempre a punto. Pero todavía no las tengo controladas: las que he conseguido hasta ahora no son tan crujientes ni tiernas como las que consigo en el super.

Existe la posibilidad de que el problema sea que no he acertado con las variedades, así que sigo probando. Este año, de momento, he sembrado, con el procedimiento habitual, semillas de las que mejor se me adaptaron la temporada pasada, incluidas las de Orella de ruc que me trajo I. del cole.

Iré sembrando periódicamente. La siembra de tipo de hortalizas no se realiza sólo una vez en la temporada, como en el caso de los tomates o de los pimientos, si no que hay que ir sembrando al mismo ritmo que se quieran recolectar: si cada semana cojo una lechuga tengo que sembrar una cada semana.

Quiero probar también otras variedades, tanto de lechugas como de sus parientes, también busco remolacha, pero tienen que ser semillas de alguien que las haya probado con éxito durante varias temporadas. ¿Hay alguien ahí?

Tomates, planificación

3 mayo 2009

Siento el retraso, he estado ocupada en lo de siempre por estas fechas, ya sabes, estudiando y re-estudiando como colocar la mayor cantidad posible de tomateras en mi huerto.

El objetivo era el de siempre: aumentar la producción respecto a los años anteriores, además, este año no tengo escusa, el huerto es + grande, ahora tengo dos: el huerto horizontal y el huerto vertical.

Pero esto de planificar no es sencillo, había bastantes variables a considerar, cada especie necesita un rinconcito adecuado a sus necesidades (las que necesitan tutores cerca de barandillas y paredes, donde pueda sujetarlas fácilmente, las variedades altas en los maceteros + profundos, todas con su espacio mínimo, pero sin pasarse ni un milimetro, que cuantas más quepan mejor…) Y yo, evidentemente, necesito que la composición sea bonita, y variada, y gustosa, y el riego automático necesita llegar a todos los puntos…

Después de darle unas cuantas vueltas, el croquis definitivo es éste:

Huerto enun balcón de Barcelona. Planificacion huerto

Donde:

Las zonas en gris están ocupadas por plantas fijas o bien por impedimentos varios. Son zonas sin posibilidad de colocar nada.

Las zonas verdes son espacios previstos para variedades que no son tomates, todavía por concretar, posiblemente albahaca, calabacín, pimientos…

La zona más profunda del recipiente vertical (F y G) es donde están los ficus benjamina, ahora la necesito para preparar y colocar las macetitas de plantel, también tengo experimentos varios, pero más adelante me gustaría plantar allí algún arbol frutal.

Las zonas rojas son las tomateras, todas las variedades que me mandó Picarona y las que mejor resultado me dieron el año pasado.

Tb = bombilla, origen Picarona (Les Franqueses del Vallès – Esporus), 3 unidades

Tc = cerise (marca vilmorin), origen Picarona (Candín – Asturias), 6 unidades

Tg = gold nugget, origen Picarona (Candín – Asturias), 2 unidades

Te= estrella, origen mi cosecha del año anterior (no sé de donde salió), 7 unidades

Th= hivernacle, origen cosecha del año anterior (tomatera comprada en un garden), 7 unidades

Td = ditmarcher, origen Picarona (Espiets – Francia), 2 unidades

En los huecos que quedan blancos espero ir sembrando y recolectando especies de ciclo corto y cuyas raíces ocupen poco: espinacas, lechugas… también están los rabanitos pero es que en casa no nos gustan a ninguno. Pero será difícil, este tipo de hortalizas sólo me aguantan bien de noviembre a marzo. En verano mi balcón es caluroso, la superficie de la tierra se seca rápidamente, las lechugas sobreviven pero no disfrutan de la vida, están escuálidas, secas, amargas.

Tengo que encontrar variedades de verano, dicen los libros que haberlas haylas.

Hay maneras más sencillas de sembrar (o donde dije digo…)

7 abril 2009

Hace un año explicaba aquí mi procedimiento de siembra: primero germinación, sin tierra y con calor, después plantar el brote en un potecito con tierra, después mantener dentro de casa con una serie de cuidados constantes, después trasplantar al exterior, primero en un lugar protegido, y finalmente en la ubicación definitiva.

Un procedimiento tan meticuloso tiene sentido, por ejemplo, en la huerta “industrial”, empresas que producen miles (¿millones?) de plantones perfectos para que los hortelanos puedan avanzar la temporada. Les va el negocio en ello, no se pueden permitir depender de variables como el clima.

Pero, en mi caso, me he dado cuenta de que no tiene sentido: es demasiado complicado. A mí me da igual conseguir los tomates unas semanas antes y, en estas condiciones, hay maneras más sencillas de sembrar, sin tantas atenciones ni tantos trasplantes.

Como sabéis, el proceso de siembra depende de dos cosas, humedad y temperatura. Si controlamos estas dos variables tenemos el éxito asegurado.

Respecto el control de la temperatura, es fácil, no hay que controlarla, cada estación ofrece la temperatura adecuada para que germinen y se desarrollen perfectamente los cultivos de su temporada. Y está claro que las plantas de temporada son las únicas que quiero para mi huerto, son las productivas y vistosas. Las que no son de temporada quizás sobrevivirán con cuidados “artificiales” en el interior, pero fracasarán en cuanto las trasplante al huerto.

Respecto la humedad, la semilla necesita humedad constante pero sin encharcarse (imprescindible un buen drenaje). Lo que yo hago es regar asiduamente (no dejar nunca que la tierra se seque) y cubrir la zona con un recipiente impermeable (plástico, cristal) que hace de mini-invernadero (mantiene la humedad y suaviza los cambios de temperatura) hasta que el plantón sea lo suficiente mayor para valerse por si mismo (4 o 5 cm…).

Si la siembra es en recipiente, me va muy bien dejarlo encima de una maceta con tierra, así el agua sobrante sale fácilmente y la tierra de debajo mantiene la humedad durante más tiempo

Conclusiones:

1. sembrar sólo plantas de temporada

2. no es necesario sembrar el interior, la temperatura en el exterior de casa es siempre la adecuada para las plantas de temporada.

3. la tierra debe estar siempre húmeda pero no mojada.

Respecto al recipiente de siembra, eso es ya depende de las circunstancias, yo siembro en la ubicación final sólo si la tengo clara y está disponible. Si no, siembro en recipientes previos y después trasplanto.

Este invierno he sembrado lechugas, guisantes, canónigos, remolacha y habas, todo directamente en la ubicación final y todo ha ido saliendo bien.

Hace dos semanas inicié las siembras de primavera, en recipientes, porque las hortalizas de invierno todavía ocupan el huerto y, además, así las tengo + controladas, hay distintas variedades y es fácil liarse.

Las tomateras que me regaló Picarona ya asoman, he puesto los recipientes sobre el huerto (junto a las lechugas y de las habas), por lo de la humedad, y los mantengo tapados, así:

El color del huerto

19 diciembre 2008

La Navidad en mi huerto viste verdes intensos, vivos y saludables.

Sospecho que los culpables son el compost que añadí hace dos meses, antes de sembrar, y el frío que está haciendo ahora, que mantiene las plantas brillantes y turgentes.

Comparten espacio lechugas, canónigos, guisantes, remolacha, perejil, menta y habas… Las semillas de espinacas no quisieron germinar, lástima, ahora estarían espectaculares.

Posan para la foto dos lechugas muy despiertas.

Así estamos

26 octubre 2008

Pimientos
Son los últimos representantes del verano. Los frutos han ido enrojeciendo, sólo queda algún despistado, imagino que sucumbirán a la que llegue el frío.

Lechuga
Los plantones de apio que me dio Montse están preciosos, pero a medida que crecen van pareciendo cada vez más unas preciosas lechugas. Comenzamos a dudar seriamente del garden que se los vendió.

Canónigos
Los sembré directamente a voleo, de momento van progresando. Como son pequeños, la idea es cultivarlos entre otras de ciclo más largo.

Guisantes
He ido sembrando directamente en zonas cerca de la baranda y de la pared, para que encuentren algo a que lo que agarrase cuando lo necesiten. Han germinado bien y andan por los 6 cm de altura, pero no están contentos, las hojas tienen manchas claras y están débiles. Sólo sé que la causa no son las semillas dado que entre los afectadas hay distintos orígenes. En todos los casos aparecen los mismos síntomas, debe ser alguna plaga.

Soja y lentejas
Compré soja y lentejas en la sección de legumbres de una tienda de productos biológicos, eran para cocinar pero guardé unas cuantas para sembrarlas. Hice pruebas de siembra en potecitos en el interior y directamente en un rincón del huerto, funcionó mejor el segundo. De momento han germinado y parece que tienen ganas de crecer.

Remolacha
También hice pruebas de siembra y también mejor directamente en un rincón del huerto que en el interior en potecitos. Cuando las plantitas lo pidieron las trasplanté al lugar definitivo. No había cultivado nunca y ha resultado ser muy vistosa (de momento, que aún nos queda trecho por andar). Las hojas son de un verde intenso y los nervios y tallos, rojos. Ya lo confirmaré cuando lo pruebe, pero entiendo que la remolacha es muy productiva porque podré aprovechar tanto raíces como hojas.

Flores

2 julio 2008

Nos vamos hoy durante durante dos semanas y, si no hay sorpresas con el agua (ya te comenté, voy a dejar el riego automático al mando), imagino que el aspecto del huerto variará considerablemente en este tiempo, porque las flores que ahora lo inundan desaparecerán para dar paso a los frutos.

Disfrutemos pues ahora de las flores. Así están, a día de hoy, las lechugas, los tomates, las judías y el calabacín:

Lechugas

15 mayo 2008

Este año la cosecha de lechugas ha sido un éxito si la comparamos con la del año anterior, por lo menos he conseguido material para varias ensaladas.

Pero reconozco que no han salido tan sabrosas ni tan tiernas como las del super, son + oscuras, + amargas, + secas… Probé a atarlas, no mejoraron. Quizás es que esta especie es así, pero el caso es que no sé que especie sembré porque en el sobre dice “lechuga – variedad”.

Los datos que tengo hasta ahora es que, en mi balcón, las lechugas soportan mejor el frío que el calor y que les afectan mucho la falta de humedad y el exceso de temperatura. En la próxima cosecha investigaré sobre estas variables y probaré también con alguna especie conocida.

Para recolectar, en lugar de cortar de raíz, he ido segando a 3 cm del suelo, va muy bien, de esta manera las hojas vuelven a crecer y tienes varias cosechas de la misma planta. Comencé a sembrar a principios de diciembre y, desde finales de enero hasta ahora, he estado recolectando. Hace dos semanas comenzaron a espigar, ya cuadra, es cuando llegó el calorcito.

Sé que cuando espigan se vuelven amargas, así que por esta temporada se acabó recolectar. Ahora toca deleitarse con su nuevo aspecto, ¡que incluye unas flores preciosas!

Planté también en la zona de las tortugas, son acuáticas y en principio pasan de las verduras, pero les gusta mirarlas.

Qué pasa si cambio las normas

17 diciembre 2007

Los calendarios marcan cuando toca sembrar, trasplantar, abonar, recolectar… está todo tabulado, cada zona tiene sus tiempos, conviene respetarlos si quieres que tu huerto tenga éxito. ¿Y que pasa si no acato las normas, si siembro antes o después?

Aunque imagino lo que pasaría, no puedo asegurarlo, me veo en la obligación de experimentar. Por esto siempre tengo en marcha algún cultivo fuera de temporada. Ahora tengo pimientos y tomates, bueno, hasta ayer, este fin de semana lo he arrancado todo, no podía soportar tanto sufrimiento. No voy a poner las fotos porque no son agradables.

La conclusión ha sido, una vez más, que el calendario tenía razón: ahora no tocan ni pimientos ni tomates. Las semillas germinaron, pero crecieron plantas deformes y raquíticas, siempre enfermas, que no dieron frutos.

Según el calendario ahora es época de guisantes, los míos están eufóricos. Y no veas como están las lechugas (tanto cavilar en verano y resultó que su problema era el calor).

pesols-i-enciams.jpg

Lechugas, mi asignatura pendiente

6 junio 2007

Las lechugas que llegan a mi cocina no incorporan semillas, por eso tardé tanto en experimentar con ellas, pero al fin me rendí a la curiosidad y compré un sobre de semillas en el Carrefour.

Algunas semillas germinaron, muchas no, las que lo conseguían sucumbían irremediablemente antes de alcanzar los dos dedos de altura.

Probé en diferentes épocas, en diferentes recipientes y en diferentes zonas, las que no morían justo al germinar, acababan por secarse. Sólo dos llegaron a parecer lechugas, una me la comí, estaba comestible (aunque no puedo decir mucho más a su favor), la otra, supongo que al ver la suerte de su compañera, decidió espigarse de pronto.

Me enteré, que no sabía, que las lechugas cuando espigan se vuelven amargas, así que la lechuga superviviente se salió con la suya y no acabó en la ensalada. Tampoco la arranqué, tenía curiosidad por ver como evolucionaba.

Las hojas exteriores se secaron, las interiores crecieron en altura y del centro salió rápidamente una vara. En la punta de la vara aparecieron unos brotes, cada día me los miraba, parecían no evolucionar.

enciam-brote.jpg

Una mañana hice la revisión más temprano de lo habitual y descubrí que aquellos brotes eran flores y deducí que se cerraban durante el día, por eso nunca las había visto antes.

enciams-flor.jpg

Me quedé con las ganas de seguir experimentando con lechugas, sobre todo cuando descubrí que era posible tener cosecha escalonada durante casi todo el año (haciendo semilleros cada 15 días, a ser posible en cuarto menguante).

Actualmente sigo con las pruebas. La primera variación ha consistido en cambiar las semillas por plantones. También he modificado las condiciones de la plantación, esta vez las he puesto bajo las tomateras para que estén a la sombra y, además, los primeros días les coloqué una tela traslúcida (tipo velo de novia) para protegerlas un poco más (ventajas del huerto en el balcón, no tengo problemas con los conejos o las ardillas).

También he aumentado la dosis de agua, no tanto en cantidad como en frecuencia.

Van creciendo pero poco, están escuálidas, las hojas exteriores empiezan a secarse. No se exactamente como tienen que evolucionar pero creo que no van bien. Sigo buscando las causas, quizás es la temperatura, en infoagro he leído que requiere temperaturas entre 14-18ºC por el día y 5-8ºC por la noche, ahora mismo en Barcelona estamos 23 ºC, mis lechugas lo que tienen es calor.

También tengo entendido que la tierra de alrededor de las lechugas se tapa con paja, ¿por qué?

enciam-planton.jpg