Archive for the ‘soja’ Category

Así estamos

26 octubre 2008

Pimientos
Son los últimos representantes del verano. Los frutos han ido enrojeciendo, sólo queda algún despistado, imagino que sucumbirán a la que llegue el frío.

Lechuga
Los plantones de apio que me dio Montse están preciosos, pero a medida que crecen van pareciendo cada vez más unas preciosas lechugas. Comenzamos a dudar seriamente del garden que se los vendió.

Canónigos
Los sembré directamente a voleo, de momento van progresando. Como son pequeños, la idea es cultivarlos entre otras de ciclo más largo.

Guisantes
He ido sembrando directamente en zonas cerca de la baranda y de la pared, para que encuentren algo a que lo que agarrase cuando lo necesiten. Han germinado bien y andan por los 6 cm de altura, pero no están contentos, las hojas tienen manchas claras y están débiles. Sólo sé que la causa no son las semillas dado que entre los afectadas hay distintos orígenes. En todos los casos aparecen los mismos síntomas, debe ser alguna plaga.

Soja y lentejas
Compré soja y lentejas en la sección de legumbres de una tienda de productos biológicos, eran para cocinar pero guardé unas cuantas para sembrarlas. Hice pruebas de siembra en potecitos en el interior y directamente en un rincón del huerto, funcionó mejor el segundo. De momento han germinado y parece que tienen ganas de crecer.

Remolacha
También hice pruebas de siembra y también mejor directamente en un rincón del huerto que en el interior en potecitos. Cuando las plantitas lo pidieron las trasplanté al lugar definitivo. No había cultivado nunca y ha resultado ser muy vistosa (de momento, que aún nos queda trecho por andar). Las hojas son de un verde intenso y los nervios y tallos, rojos. Ya lo confirmaré cuando lo pruebe, pero entiendo que la remolacha es muy productiva porque podré aprovechar tanto raíces como hojas.

Anuncios

Los inicios del huerto. La influencia de los brotes de soja.

13 abril 2007

Hace dos años me aficioné a comer brotes de soja y me interesó como conseguirlos frescos de la manera + fácil y barata posible.

La solución que encontré fue germinarlos yo misma, en la red localicé distintos procedimientos y fui probando. Al final simplifiqué el proceso de la siguiente manera:

– colocar las semillas de soja en un plato con una lámina de agua (a las semillas les gusta mojarse los pies, no nadar),
– colocar un cubierto lo bastante largo de punta a punta del plato y, encima, un paño limpio tapando todo el invento.

El único trabajo consiste en mantener la lámina de agua. A los pocos días, cuando los brotes están apetecibles, lavar y listos para comer.

Yo nunca me había fijado en que los tomates (ni nada) tuvieran semillas, pero supongo que fue mi subconsciente quien asoció ideas, y el caso es que un día me dio por preguntarme si las semillas del tomate que me estaba comiendo serian capaces de germinar igual que lo hacía la soja.

Aquel tomate era del super, de aquellos que tienen buen aspecto y gusto a nada, así que yo hubiera apostado a que no, que aquellas semillas no sabían hacer nada. Pero lo probé y germinaron.

Tuve curiosidad por ver hasta donde eran capaces de llegar aquellos brotes, así que los planté en el balcón y me dediqué a regarlos y a observarlos.

tomaquera-inicis.jpg