Trasplante

Siguiendo donde lo dejamos en el post anterior: cuando las plantitas están a punto de tocar la tapa del invernadero (5 cm de altura) y comienzan a gritar ¡sácame de aquí!, es hora de trasplantar.

Comencé trasplantando directamente al huerto, pero la mayoría morían. Observándolas entendí que eran bebes y que, después de mimarlas en el interior del invernadero durante varias semanas, lo que estaba haciendo era dejarlas de pronto en la inmensidad del huerto, a merced del sol y del viento. Un crimen, vamos.

Así que he ido haciendo pruebas. De momento la técnica que mejor me ha resultado es pasar por una etapa intermedia: pongo los bebes en el exterior pero en un rincón cálido e iluminado, resguardado, sin sol directo. El gran truco es mantener la humedad constante, y eso es + fácil si están en macetas. Las riego diariamente.

También he descubierto que las condiciones del trasplante del pote a la maceta son importantantes, mejor una tarde o anochecer fresco o, si es de día, que sea nublado y sin viento. Los pasos son los siguientes:

1. Regar bien antes de sacar la plantita del pote.

2. Darle la vuelta para que salga por si sola la tierra con la planta, con cautela.

3. Separar las distintas plantas, si las hay, teniendo especial cuidado con las raices. Evitar separar las raices de la tierra, no tocarlas ni dejarlas descubiertas durante más tiempo del necesario. Cuando hay varias plantas y están demasiado unidas no me arriesgo: no las separo, las trasplanto juntas y pasados unos días elimino las + débiles cortándolas con unas tijeras.

4. Agujerear la tierra y plantar, que las hojas no toquen el sustrato.
5. Regar en abundancia pero sin mojar las hojas.

Y así es como los bebes crecen y pasan su niñez protegidos en macetas. Cuando la planta llega a los aprox. 15 cm y ya está preparada para enfrentarse al mundo (¿fase de juventud?), puede ser transplantada a su lugar definitivo en el huerto.

Al elegir un lugar en el huerto, es importante tener en cuenta los vecinos, yo siempre consulto la tabla de compatibilidades. Y una vez elegido el lugar, el proceso de trasplante de la maceta al huerto es el mismo que del pote a la maceta.

Unos días después del trasplante, visito la planta en su nuevo hogar y le llevo un regalo: un poquito de compost.


Tema posteriormente actualizado aquí

About these ads

2 comentarios to “Trasplante”

  1. Miguel Says:

    Hola!

    Me encanta tu blog.

    Yo también soy aficionado a esto de tener un huerto en el balcón. Tengo más entusiasmo que conocimientos, pero para mi el hacerlo supone un relax y una felicidad tremendas.

    Los únicos problemas que tengo son la falta de luz (está orientado al norte) y de espacio.

    Saludos,
    Miguel

  2. eNa Says:

    Estamos igual en lo de más entusiasmo que conocimientos, pero como veo que bien sabes eso no es problema para disfrutar de nuestro huerto.

    La falta de espacio no es un problema: es un desafío.

    Lo que sí veo un problema es la falta de luz, un balcón orientado al norte sería demasiado reto para mí. ¿Cómo lo haces?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 41 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: