Archive for 17 abril 2007

Guisantes

17 abril 2007

Mi primera experiencia con guisantes es muy reciente, de este mismo año, y la considero un éxito.

Hice una primera prueba plantando guisantes del super, no salieron. Probé después con guisantes congelados (quien sabe, quizás funciona…) y tampoco. Así que no tuve + remedio que saltarme mis normas y comprar semillas en un garden.

Planté unas seis, salieron todas y, como el espacio disponible es muy limitado, dejé tres.

a-pesols-petit.jpg

Las plantitas crecieron rápidamente. Para sujetarlas fui atando las lianas a las ramas de la buganvilla con la que compartieron maceta. Cuando alcanzaron los 40 cm salió la primera flor, preciosa.

a-pesols-flor.jpg

Y en cuestión de pocos días asistí en directo al milagro de la metamorfosis.

a-pesols-transf-4.jpg

Ca y yo fuimos controlando y, cuando una vaina engordaba, procedíamos a abrirla con todos los honores. Los guisantes eran un tesoro escondido, tiernos, dulces.

a-pesols-fruit.jpg

El porqué y mis premisas

16 abril 2007

Desde que me dio por germinar semillas de tomate no he podido dejar de investigar con el huerto, cada vez +, y cada vez + apasionadamente. He ido haciendo pruebas en función de la época, las semillas que me iban llegando, el espacio disponible, las ganas…

Y una cosa me ha llevado a la otra y por el camino he aprendido a ser consciente del paso de las estaciones y de los ciclos de la vida que me rodea. Cultivar enseña la disciplina de los cambios pequeños y a la vez constantes. Con las plantas nada ocurre de pronto, todo es paulatino, minúsculo, imperceptible. Es necesario revestirse de paciencia y constancia.

Y, además, he comido tomates, pimientos, guisantes y lechuga cultivados en mi huerto.

La única premisa que me he impuesto es no utilizar plantones, me gusta ver como son las semillas y verlas germinar, es una parte del proceso importante que no estoy dispuesta perderme. Y, si es posible, prefiero que las semillas procedan de un fruto que he visto y he probado, porque si he visto y probado el padre puedo prever como será el hijo.

premisa.jpg

Soy consciente de que utilizar sólo semillas procedentes de mi cocina supone una limitación importante, dado que es + que probable que las hortalizas de mi cocina provengan de semillas híbridas, con lo cual es también + que probable que las plantas que yo consiga, si es que prosperan, no hagan frutos tan bonitos como los de sus padres.

Soy consciente de todo eso, y aunque hasta el momento para disfrutar de mis experimentos no he necesitado más materia prima que la ensalada del dia, me estoy interesando cada vez + por algo llamado agricultura biológica, y no descarto ampliar mis investigaciones añadiendo como nueva variable el origen de las semillas.

Los inicios del huerto. La influencia de los brotes de soja.

13 abril 2007

Hace dos años me aficioné a comer brotes de soja y me interesó como conseguirlos frescos de la manera + fácil y barata posible.

La solución que encontré fue germinarlos yo misma, en la red localicé distintos procedimientos y fui probando. Al final simplifiqué el proceso de la siguiente manera:

– colocar las semillas de soja en un plato con una lámina de agua (a las semillas les gusta mojarse los pies, no nadar),
– colocar un cubierto lo bastante largo de punta a punta del plato y, encima, un paño limpio tapando todo el invento.

El único trabajo consiste en mantener la lámina de agua. A los pocos días, cuando los brotes están apetecibles, lavar y listos para comer.

Yo nunca me había fijado en que los tomates (ni nada) tuvieran semillas, pero supongo que fue mi subconsciente quien asoció ideas, y el caso es que un día me dio por preguntarme si las semillas del tomate que me estaba comiendo serian capaces de germinar igual que lo hacía la soja.

Aquel tomate era del super, de aquellos que tienen buen aspecto y gusto a nada, así que yo hubiera apostado a que no, que aquellas semillas no sabían hacer nada. Pero lo probé y germinaron.

Tuve curiosidad por ver hasta donde eran capaces de llegar aquellos brotes, así que los planté en el balcón y me dediqué a regarlos y a observarlos.

tomaquera-inicis.jpg

Mi balcón

11 abril 2007

Mi balcón se encuentra localizado en una planta 14, en el centro de la ciudad de Barcelona (España). Tiene 4,5 m2. Está orientado al oeste. Cerca no hay edificios más altos que puedan limitar la luz del sol.

He establecido como huerto la zona derecha del balcón, que tiene 1,5 m2. La prefiero porque puedo acceder directamente desde la ventada de la habitación (lo cual se agradece especialmente en días de clima poco confortable). Además, mi butaca preferida tiene unas estupendas vistas a esta zona; me encanta observar mis criaturas, cómodamente sentada, a través de la ventana.

Dispongo de un total de 11 recipientes, a todos accedo sin dificultad y a todos les llega el riego automático:

1 macetero de plástico de 350 litros
6 macetas de barro de 25 litros
3 jardineras de plástico de 9 litros
1 bolsa de plástico flexible de 38 litros

Paulatinamente he ido cambiando las plantas sólo ornamentales por plantas que, además, son comestibles. Aunque he dejado algunos geranios para dan color al huerto.

Les margaritas de la foto, por ejemplo, ya no están, ahora tengo lechugas.

gral_con_margaritas.jpg